MEP y ANADEC protegieron sátiro

Saludos queridas almas: El docente Carlos Eduardo Prendas Montoya, fue condenado por tres delitos de abuso sexual. Pueden ver la sentencia completa aquí. El sujeto se aprovechaba de chiquitas de tercer grado de escuela en su condición de maestro de música:

"...Así, a J. la llamaba “J”, y le decía que iban a hablar, pero en realidad aprovechaba el momento para agredirla sexualmente, lo que la niña no contaba por vergüenza. Con C.M, aprovechaba ser muy amigo de su padre, y le decía que no contara nada porque no le iban a creer. A L.P, no se narra que la besara, como sí lo hizo con las otras menores. Las tres escolares requirieron atención sicológica como consecuencia de los abusos (folio 293). En vista de que el encartado, aprovechando las ventajas de su posición de autoridad, llevaba a las niñas al mismo lugar, y realizaba en sus cuerpos los mismos actos libidinosos..."
...Ellas además mencionan que los otros compañeros notaban la preferencia que tenía el profesor de música por ellas, ya que siempre las separaba del grupo y las llevaba a ese lugar que ellas denominan la Sacristía y que las tres describen de igual forma como un recinto pequeño que tenía una puerta de vidrio que no permitía ver hacia adentro y la cual cerraba con llave el imputado cuando las pasaba una a una a ese lugar a tocarlas de la manera que lo hacía en sus partes íntimas (pecho y piernas), así como que las besaba en la boca, mientras sus compañeros permanecían en el aula de la par” (folio 316)..."

Este docente trabajó con las Religiosas Franciscanas María Inmaculada de Agosto de 2002 a Febrero de 2003, uno de los Colegios de la ANADEC. Así pretenden las monjas que el MEP les dé la potestad de nombrar a sus propios docentes, cuando en este caso, con una acusación pendiente, la ANADEC lo contrató.

Y al señor no lo echaron del MEP hasta que la condena estuviera en firme, cuando bien pudieron haber dictado aunque sea una suspensión con goce de salario. Lo anterior demuestra que el Régimen Disciplinario de este Ministerio y su directora Zeidy Palma, cubren sátiros con su manto protector.


¡Que se vayan al infierno!