Febrero, Navidad de las Editoriales

Saludos queridas almas: En febrero los padres de familia gastamos miles de colones para comprarle a los güilas los famosos libros de texto que piden en las instituciones educativas y de paso enriquecemos a un montón de editoriales.

La Navidad de Santillana, Mc Graw Hill y otras editoriales es en febrero y marzo de cada año, cuando muchos docentes en el país, empiezan a solicitar libros de texto cuyos precios andan entre los 4000 y más de 12 000 colones cada uno. Solo empezar el curso lectivo para un escolar común se debe hacer una inversión mínima de 40 000 colones, esto sin tomar en cuenta la inversión que debe hacerse en libros. Además no todos los padres de familia son burócratas a quienes obligan a hacer un ahorro para pagarlo como "Salario Escolar" en enero.

En México por ejemplo, el Estado distribuye libros gratuitos entre toda la población escolar, los mismos son entregados al inicio de cada curso lectivo, hace poco, debido al paso del huracán Dean, las autoridades educativas entregaron libros para reponer los que se perdieron por este fenónemo. 

En Chile, USA y en otros países europeos se aplica el famoso voucher, con el cual el estudiante puede comprar los libros que necesite. En Chile por ejemplo, la educación está municipalizada, ¿Se imaginan en Costa Rica a las municipalidades a cargo de los servicios educativos? No pueden ni siquiera con la basura, menos con la educación. Las Escuelas y Colegios de Santa Ana serían los mejor dotados del país y los demás tendrán que conformarse con la ineficiencia de sus gobiernos locales.

En Costa Rica, hubo un tiempo que se incorporaron una serie de libros de texto de "uso obligatorio" de la serie llamada Hacia el Siglo XXI, a cada centro educativo se le daba un lote de libros, los manejaba el profesor, y los alumnos no podían disponer de ellos. Actualmente hay miles de ellos en bodegas llenos de cucarachas.

¿Cuándo el Estado Costarricense va a hacer algo realmente innovador por la educación de este país? Mientras el Estado piensa, Santillana hace su agosto con la venta de libros de texto. Hablando con mi amigo Pakithor, me explicaba que Santillana se expandió por toda Latinoamérica gracias al financiamiento del Gobierno Español en los tiempos de Felipe González. Y en Costa Rica muchos docentes se han prestado al juego de Santillana para recibir comisiones por la venta de estos libros.