¡Feliz Día de Los Inocentes, Educadores!

Saludos queridas almas: En esta semana se ha dado una de las agarradas de mono más sonadas de la historia del gremio educación: La anulación del concurso docente en propiedad. En este reclutamiento, participaron más de 20 000 profesionales, con la finalidad de obtener una plaza fija dentro del MEP, se anunció con bombos y platillos la implementación de un sistema informático que permitiría a los docentes presentar sus ofertas de servicio vía Internet y hasta indicar el día de la cita en la cual dejarían los documentos y títulos que los acreditaban como tales.


A partir de finales de octubre, miles de profesores se enteraron en la página Web de la Dirección General del Servicio Civil, que habían sido nombrados en propiedad en X colegio; en ese momento habían muchas caras de felicidad dentro del gremio, ya que siempre se ha caracterizado por tener más de un 40% de su planilla en la inestabilidad y jugadera del interinazgo, donde muchos deben prácticamente rogarle a los políticos de turno, o dejarse montar por funcionarios autoritarios, donde deben prácticamente limosnear a los encargados de nombramientos por una prórroga o un nombramiento interino, o acudir organizaciones asquerosas como las Secretarías Generales de Educación del PLN. Algunos directores se aprovechan de esta situación para chantajear al personal o simplemente para ponerles una mordaza en caso de que se presencien actos de corrupción dentro de las instituciones educativas, o simplemente que no son de aquellos docentes que le rinden pleitesía a las estupideces de algunos administrativos.

En esta semana recién pasada salió el mechudo en los medios diciendo que el concurso y los nombramientos en propiedad que se habían realizado debían anularse por diversas inconsistencias en las documentaciones , porque el Servicio Civil había calificado mal a los docentes, porque se perdieron documentos y un largo etcétera.

Ahora miles de educadores están en la más completa incertidumbre gracias a la ineficiencia de algunos tecnócratas, llámese el MEP o el Servicio Civil, ya que de la noche a la mañana perdieron su plaza en propiedad. José Joaquín Arguedas, el director del Servicio Civil dice que la bronca no es para tanto, pero no dice cuando se harán efectivos los nombramientos en propiedad y ya hasta se habla de prorrogar los nombramientos interinos de los docentes. Con descaro este señor viene a tratar de suavizar el golpe y la bofetada que le ha dado al Magisterio Nacional, con algunas capas de maquillaje.


Para que nos entendamos queridos lectores, imaginen que el próximo 16 de diciembre ustedes salgan favorecidos con un pedacito del gordo navideño (ojalá se les hiciera, si ganan, aunque sea inviten a una birra a este pobre diablo) y que a la hora de cobrar el premio, la JPS les indique que no se los puede pagar, que se anula el sorteo, ya que se imprimieron dos pedazos de más o cualquier otra estúpida justificación de las cuales ustedes como favorecidos no tienen absolutamente ninguna culpa. Eso es exactamente lo que tenemos acá en contra de los educadores.

Definitivamente el Servicio Civil adelantó la celebración del día de los inocentes para todos los pobres ilusos que fueron a gastar su tiempo y dinero para presentar documentaciones, donde muchos tuvieron que pedir permiso con goce de salario para ir a dejar la documentación y ni hablemos del dinero que perdió el Estado por semejante idiotez; si un profesor gana en promedio unos 15 000 colones diarios y aproximadamente 20 000 dejaron de trabajar un día para presentar esta documentación, se perdieron aproximadamente 300 000 000 solo en salarios, sin contar la inversión millonaria que se hace en la adquisición de la plataforma informática, el pago de funcionarios que recibieron la documentación, entre otros. Este Chamuko estima las pérdidas en aproximadamente quinientos millones de colones para el Estado, y ni hablar de la plata que perdieron los profesores que concursaron, quienes pudieron gastar talvez 5 000 colones entre pasajes, almuerzo, fotocopias, entre otros; para entre todos los concursantes haber gastado la nada despreciable suma de cien millones de colones.

Con toda la razón del mundo deberían irse los profesores a huelga, ya no solo los agarran de majes con el asunto de los problemas de pago que se dan en la oficina que maneja la Jefa de Planillas María Felicia Godínez que por lo general anda asaltando a los profesores con sumas pagadas de menos; ya no solo tienen que aguantar ser tratados como personal de quinta categoría cuando de aumentos salariales se trata, cuando sale el Ministerio de Hacienda aprobando un aumento salarial de casi 14 % a todos los profesionales públicos, menos a los educadores, como si el trabajo de estos fuera de quinta clase; sino que ahora, vienen a jugar con la estabilidad moral y emocional de esos profesores que ganaron una propiedad y que les salieron con que se anula el concurso. Alberto Orozco y sus secuaces en el MEP tienen culpa ya que para ocultar los chorizos que parecen realizar, no brindan la información correctamente, sin embargo el Servicio Civil debería tener bases transparentes y claras de todos los puestos, para eso existe una oficina dentro del MEP.