Diputado acosador en la Asamblea

Saludos queridas almas: Nuestros Servicios Secretos Infernales nos envían informes certeros sobre el diputado Oscar López, el cual se vale de su ceguera para andar con pensamientos lujuriosos y pecaminos. Sus manos inquietas (izquierdas) por las faldas femeninas son una debilidad de este diputado. Ya son varias las veces que se conoce de su afición al toqueteo, sin permiso, de las zonas púdicas de las despreocupadas interlocutoras, secretarias, recepcionistas, asistentes que no pueden concebir cómo un ciego que no puede ver, si es tan certero cuando se trata de tactar muy bien.

El ciego, ya se ha pasado de la raya, en días pasado quiso sobrepasarse con una enfermera, toda la Unidad Médica de la Asamblea es testigo para aquellos que quieran investigar. El señor diputado, defensor de los desvalidos y excluidos, según reza el nombre de su Partido, gritaba desesperado exigiendo que fuera esa la muchachita que lo atendiera y porque ella se negó a acceder a sus impúdicas costumbres, éste la emprendió contra todos vociferando, al punto que tuvo que salir la jerarquía de la Unidad de Servicios Médicos para contener la desabrida furia del padre de la patria insatisfecho.

Como era de esperarse, a los pocos minutos toda la Asamblea ya sabía de tal hecho, el cual muy bien ha sido ocultado por la moralina de algunos y el doble discurso de sectores del feminismo recalcitrante. Ni siquiera la come-hombres de Gloria Valerín ha hablado ni dicho nada al respecto; en este Infierno suponemos que doña Gloria muy en sus adentros aprueba estas prácticas si son de sus aliados políticos.