Señores dinosaurios, varones, machos y masculinos de la Sala Constitucional

Saludos queridas almas: Este Chamuko quedó sorprendido con las declaraciones de la ex-diputada Gloria Valerín, sumamente irreverentes hacia la Sala Constitucional, cuanto esta dictaminó a la luz del derecho la inconstitucionalidad de los artículos 22 y 25 de la Ley de Penalización de Violencia contra las Mujeres. 

Si bien es cierto, la ley de violencia doméstica ha protegido a muchas mujeres, también ha sido instrumento para que algunas inescrupulosas echen a sus maridos de las casas para meter al amante, al novio ¿Cuántas veces no hemos sido testigos de casos de hombres que sufren por la infidelidad de sus parejas y tras de eso los acusan de violencia doméstica, solo con el fin de echarlos de la casa, restringir derechos en cuanto a los hijos y otras acciones en contra de la dignidad de los mismos hombres?

Ya era hora que la Sala Constitucional pusiera un coto a este relajo, la ley estaba mal hecha. La Sala no es machista como dice doña Gloria Valerín. Para que nuestros lectores tengan una idea, pegar una acción de inconstitucionalidad es casi como pegarse el gordo navideño, miles de acciones entran y son poquísimas las que son declaradas con lugar. Para que esta acción haya pegado -objetivamente hablando- es porque las normas cuestionadas lesionaban los DERECHOS CONSTITUCIONALES de los costarricenses. 

Las feminazis pegan el grito al cielo cuando se declara la inconstitucionalidad de estos dos artículos, pero no denuncian cuando se descubre que una mujer utilizó inescrupulosamente la ley para perjudicar al marido.