Administración Ineficiente del Congreso

Saludos queridas almas: Desde que el Agrónomo Antonio Ayales Esna, Director Ejecutivo de la Asamblea Legislativa “administra” la Asamblea comenzó el deterioro de edificios, se instauró la ineficiencia e ineficacia, el entrabamiento del aparato administrativo y el despilfarro millonario. Pruebas y ejemplos sobran: Ayales ha gastado millones en reparaciones y remodelaciones mal hechas, instalaciones de redes, aires acondicionados, alfombras, cortinas, mobiliario, equipos de cómputo y electrodomésticos a su antojo.


Casos Infernales: El alquiler del Edificio Sasso, desocupado por meses y pagándose millones, sin que Ayales fuera capaz de hacer los ajustes necesarios y mudanza en el menor tiempo posible. Pero ¿a quién le importa el despilfarro? ¿Y el sindicato de empleados dijo algo?

Otro caso: Los Apartamentos Lahm, una verdadera burla y dejaron que prácticamente rehicieran dos edificios completos, -a sabiendas de lo que vendría-. Su clausura, a los pocos días de terminarse las millonarias obras de Ayales, viéndose obligados 16 Diputados y funcionarios a mudarse a otro edificio en Los Yoses, por cual pagan ¢22 millones de colones al mes, y el cual requirió de remodelaciones, por ¢129,5 millones. ¿Y el sindicato de empleados dijo algo?

Y como para terminar de ponerle la cereza al pastel, el Directorio Legislativo con Ayales a la cabeza (por supuesto) se embarca en la aventura de construir un nuevo edificio, con financiamiento del BCIE, por $96,6 millones, que debería estar terminada en tres años.

Este Chamuko se pregunta: Si no han sido capaces de administrar eficientemente las actuales instalaciones ¿cómo esperan construir y encargarse de un edificio de $96,6 millones?¿Dónde están los sindicalistas de la Asamblea que callan las irregularidades diarias que se dan en esa Institución? ¿Por qué se quedan de brazos cruzados cuando Ayales desatiende las demandas laborales y hasta decide cerrarles la única soda y comedor que tienen?