Oscar Arias con la Porcina

Saludos queridas almas: Al parecer nuestro presidente no siguió las instrucciones de su ministra de salud, María Luisa Avila, en cuanto al protocolo de lavado de manos: es el primer mandatario del planeta con gripe porcina. (Dicen las rezadoras de mi barrio, que la gripe presidencial es castigo de Dios por haber permitido que se suspendiera la romería).

Reiteramos en este Infierno la importancia de tomar todas las medidas preventivas para escapar a esta ola pandémica, entre las cuales se destaca el constante lavado de manos; ya vimos que esta gripe no hace diferenciación de ningún tipo; igual ataca a ricos, pobres, demagogos, politiqueros, etc.

Hemos visto en distintos medios historias de personas que han tenido la famosa gripe AH1N1 y cómo han sido discriminados por su condición en los mismos centros médicos. Sería interesante que don Oscar pudiera experimentar con su propio pellejo las atenciones en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) como cualquier otro costarricense a ver si sobrevive o suma una muerte más en las estadísticas.

Por otro lado, este Chamuko se pregunta, el porqué la Ministra de Salud Maria Luisa Avila le dice a la población, que no es necesario ni funcional que se use masivamente la mascarilla n95, pero por otro lado, el personal que atiende a estos enfermos si las utiliza. Es obvio que el personal médico está más expuesto que los ciudadanos comunes y corrientes; pero a como ha evolucionado esta carajada, este Chamuko está a punto de irse a comprar un montón de esas mascarillas, pues el mismo ministerio de salud ha afirmado que el virus circula en toda el área metropolitana y en ningún momento se ha dicho que sean perjudiciales para la salud...¿será que el Ministerio de Salud quiere evitar un desabastecimiento de las n95?

Le deseamos a Oscar Arias que se recupere pronto y ojalá que la diabetes o el asma no le compliquen la gripe de chancho, porque si se muere no lo queremos en este Infierno. Aunque por otro lado, muchos desearían la muerte presidencial, ya que estamos seguros que se decretaría una semana de duelo nacional.

Ya hablando en plan serio y sin sarcasmo, a don Oscar, le deseamos una mejoría en su salud.