Publicidad Engañosa de la CCSS

Saludos queridas almas: Es una belleza la publicidad que hace la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) sobre sus servicios; don Francisco Solís la califica con un 300-350% de calidad y Karina Picado agradece que le hayan ayudado en su problema de la columna vertebral. Con esta publicidad casi se convence a cualquiera de las maravillas de nuestro sistema de seguridad social.

Es una lástima que esta no sea la generalidad en la CCSS, ya que las historias de don Francisco y doña Karina parecen un cuento de hadas o inventadas por una agencia publicitaria. Para muestra, este botón, de donde resaltamos los siguientes recursos de amparo a favor de los asegurados, declarados con lugar por la Sala Constitucional durante este 2009 (Los más relevantes):

a)12201-09. NEGATIVA A BRINDAR ATENCIÓN ODONTOLÓGICA A MENOR DE EDAD
b)11681-09. RETARDO EXCESIVO EN ENTREGAR MEDICAMENTOS A PACIENTES ADULTOS MAYORES.
c)11594-09. MEDICAMENTO (Lo niegan para niño con fibrosis quística)
d)11591-09. MEDICAMENTO (Lo niegan para persona con cáncer)
e)11271-09. ATENCIÓN MÉDICA (Niegan atención en Fisiatría a niño)
f)11160-09. MEDICAMENTO (Se lo niegan a señor de 55 años con antecedentes de paro cardiaco)
g)10925-09. NIEGAN APLICACIÓN DEL ACELERADOR LINEAL
h)10600-09. INSUFICIENCIA DE PERSONAL DE ENFERMERÍA CAPACITADO PARA ATENDER EL PROGRAMA DE TRASPLANTE DE HÍGADO DEL HOSPITAL MÉXICO.

Y la lista sigue. Vergüenza es lo que debería darles a los personeros de la CCSS gastando millones de colones en colocar la publicidad de sus "grandes maravillas" en los canales nacionales, cuando hay cientos de costarricenses que tienen que recurrir a la Sala Constitucional para que sean amparados sus derechos a la vida y a la salud, ya que la CCSS no les da medicamentos, no les da atención, no los opera, desconoce los derechos de los adultos mayores y otra gran lista de injusticias. Y todavía tiene la concha don Eduardo Doryan de decir en su mensaje que ojalá nuestro sistema de salud llegue a ser copiado algún día por los suecos y otros europeos...¡Dios Guarde!

Este Chamuko recuerda algunos casos de mala praxis en nuestro país, el más sonado fue la sobreirradiación de cobalto en 1996 en el que fueron afectados 30 pacientes y no fue sino hasta el 2004 que se les hizo justicia; hace un par de años condenaron a una enfermera por mala praxis, y recientemente cinco médicos del Max Peralta están en el banquillo de los acusados, también por mala praxis. Esto sin contar con los cientos de casos de biombos en los hospitales, unos sacados a la luz y otros se quedarán en el umbral del desconocimiento público. Y cuando condenan a la CCSS a pagar plata en juicios, ¿de dónde sale esos dinerales?...por supuesto que del bolsillo de todos nosotros.

El "Finlandian Job" que demostró una vez más, que la CCSS es vista por algunos políticos y empresarios como una bolsa de confites a su entera disposición, pero eso ya es otro tema.

Muchas veces los funcionarios de la CCSS tratan a los asegurados como si fueran a pedir atención médica en un Hospital de Caridad, se les olvida a las secretarias que sus sueldos salen de las cuotas obrero-patronales de la gente, no hay nada más indignante que una funcionaria de estas lo trate a uno peor que un limosnero, o peor aún que le nieguen la atención médica. 

Y las listas de espera son de años. No es como en las series de TV de Dr. House o Grey's Anatomy, que lo atienden a uno de inmediato, la eficiencia y rapidez del servicio vienen montados en el lomo de una tortuga moribunda.

Seguro es vara que don Francisco Solís y doña Karina Picado se sacaron la lotería con esa formidable atención médica que les dieron (Si es que no son actores contratados). Y lo peor es que gastan plata de todos nosotros en esa campaña de Publicidad Engañosa.