Fraudes en Bachillerato ¿De qué nos sorprendemos?


Saludos queridas almas: Ya pasaron las pruebas de bachillerato en todo el país, todos los años es la misma vara, y no vamos a negar una realidad nacional, SIEMPRE existe fraude en alguna institución educativa. Y no solo en los exámenes de bachillerato formales, también en educación abierta o bachillerato por madurez.

Hoy el MEP puso el dedo en la llaga al anular la prueba de bachillerato en biología en todo el país, lo anterior tiene sus pro y sus contras, aunque este Chamuko ve más contras que otra cosa y hay una investigación para saber si hubo más fraudes en otras instituciones educativas. Llama la atención de este pobre diablo que repitan la prueba en los colegios nocturnos también, si las pruebas son diferentes a las del diurno.


¿Cómo hace el MEP para determinar si hubo fraude en una institución educativa? El chisme o la denuncia anónima no sirve, vean lo que sucedió en el Colegio Diurno de Limón: un denunciante anónimo (Nubia Mendoza, profesora de francés de esa institución) envía un correo electrónico indicando que hubo fraude en la prueba de matemática, se publicó en la nación que están haciendo una investigación y hasta estaban hablando de anular la prueba y resulta que esta profesora se peló el nance porque el mismo MEP descartó que hubiera alguna anomalía, ya que de 104 estudiantes que hicieron la prueba, solo la pasaron 24.

Muy comodidosa la posición de Félix Barrantes (Director de la División de Control de Calidad del MEP), el mensaje que está enviando este señor es claro: los colegios que tienen una alta promoción, es porque cometieron fraude. Este Chamuko pone en entredicho la fiabilidad de esta prueba....¿que solo pasara el 23% de los estudiantes?

Para probar un fraude en una prueba, tiene que haber algo tan evidente como lo que pasó en el Liceo de Moravia: El día antes de la prueba se robaron el examen, la profesora de biología Karina Rodríguez González se lo resolvió a un estudiante, al día siguiente una hora después de la prueba de biología llamaron a Karina en la dirección, con las autoridades de Control de Calidad y ella confesó. 

Ahora, ese examen no se la robaron en el Liceo de Moravia, fue obtenido en la calle. ¿Cuál es el recorrido de las pruebas de bachillerato? Primero, cocinan los ítemes en Control de Calidad, luego mandan la pócima mágica a la imprenta, luego vuelve a Control de Calidad, quien la distribuye mediante la Fuerza Pública, luego la recogen los delegados generales o los directores de las instituciones, posteriormente los delegados aplicadores y por último los estudiantes. Así que el gato casero anda en algún lado de estos.

Siempre en las pruebas de bachillerato salen mercaderes de respuestas...en algunos casos es una completa estafa, pero en otros casos las respuestas son correctas... los precios van desde 5 000 hasta 50 000 colones, y por esa módica suma, cualquiera puede ser bachiller en este país. La pregunta es...¿de dónde obtienen el examen?

1) Algún corrupto de la misma División de Control de Calidad: Tiene acceso a las pruebas, a los bancos de ítemes y hace su agosto con algunos revendedores de respuestas. Esto no sería nada extraño, porque el MEP está podrido de corrupción.

2) Algún empleado de la imprenta: Es factible, pero quien sabe. La Imprenta tiene que proteger su negocio y para ellos es más rentable tener siempre el contrato de tiraje de las pruebas que obtener alguna ganancia ilegal. Tampoco van a permitir que la negligencia de algún empleado se traiga abajo el negocio.

3) Un policía corrupto: Otra posibilidad que no tendría nada de extraño. Con tanta corrupción en la Fuerza Pública y policacos por doquier, robar un examen de bachillerato de los que se custodian, sería una tentación...mínimo podría asegurarse un sueldo mensual el policía que se atreviera y sin tener que cometer un acto delictivo de mucha penalidad, como robos a tiendas u otros. Aunque por otro lado, la probabilidad de que esto ocurra es un tanto difícil ya que las cajas de exámenes de Control de Calidad vienen selladas...aunque en Costa Rica todo es posible y se pueden falsificar sellos, cajas y todo lo que se nos ocurra.

4) Delegados Generales: Son los que llevan las pruebas de los establecimientos de la Fuerza Pública a los colegios. Solo pueden sacar una caja de pruebas al día, así que si ellos se prestaran al fraude, el tiempo sería mínimo para concretarlo. Puede darse la posibilidad de que el delegado general, por el sentimiento del "pobrecito" le preste el examen una media hora antes al director de la institución donde aplica la prueba o se la preste a algún docente de la misma institución para que la resuelva y le pase a los estudiantes. Por lo general, aquí no media pago alguno, es por pura alcahuetería.

5) Delegados de Aula: Son docentes activos de colegios cercanos, quienes en muchos casos tienen la culpa de que se den las copiadas del año. ¿Cómo es posible que estudiantes entraran con celulares a hacer la prueba? ¿El aplicador está dormido o pintado? Pero vamos al mismo del caso del delegado general; aquí no media paga alguna en la mayoría de los casos, sino la pereza, la solidaridad, el sentimiento del pobrecito o sentimientos anti-bachillerato. Un delegado de aula tiene el examen en la hora de su aplicación, así que no tiene tiempo de venderlo o resolverlo. Ahora, según en el MEP, es toda una novedad prohibir los celulares durante la aplicación de una prueba, pero eso siempre ha estado prohibido.

Este Chamuko cree firmemente que el gato casero está dentro de la misma División de Control de Calidad y desde ahí mismo se gestan los megafraudes.

Ahora, hay muchas formas de evitar o por lo menos minimizar las probabilidades de fraude. Este Chamuko propone las siguientes dos:

1) Entre menos intermediarios hayan, mejor: Debe eliminarse la distribución de las pruebas mediante la Fuerza Pública. Para ello Control de Calidad debe enviar un funcionario a cada una de las instituciones para que entregue y supervise la aplicación de las pruebas. Así mismo, para que las lleve de regreso allá. Por supuesto que esta gente tendría que tener 500 güachis como mínimo para esta tarea y que sean funcionarios de la DCC. Esto implica una alta inversión, pero la confiabilidad y la validez tienen su precio.

2) En cada prueba se deben elaborar como mínimo 100 formularios distintos: Un problema de los actuales exámenes es que hay un solo formulario para todo el país, entonces si alguna persona tiene respuestas en Limón, las puede pasar por todo el país gracias a la tecnología de los SMS. Pero los 100 formularios deben elaborarse de tal forma que en cada colegio lleguen esas 100 posibilidades y en forma aleatoria; por ejemplo, en el Colegio A, si hay 124 estudiantes, deben haber 100 pruebas diferentes; si en el Colegio B tiene 10 estudiantes, pues llegarán solo 10 pruebas distintas. Las probabilidades de obtener las respuestas son muchísimo más difíciles. El único problema es que los de Control de Calidad tendrían que fajarse a trabajar de verdad, pues elaborar 100 exámenes por cada materia, en cada modalidad educativa es un trabajo arduo, pero si quieren pureza de los resultados, es un sacrificio que deben soportar.

Con esta medidas si bien es cierto no se soluciona el problema, al menos se puede minimizar significativamente. Pero por otra parte, por cada medida de seguridad implantada, hay mucha gente trabajando en como violarla. Las propuestas de este Chamuko implican una fuerte inversión de dinero en el MEP, pero es el precio que deben pagar para mantener creíbles los resultados de las pruebas de bachillerato. 

Pero todos los años es la misma carajada. El MEP disfraza ante la opinión pública los resultados de las pruebas, los dan de tal forma que el golpe sea "suavecito" ya que inflan las calificaciones de las pruebas combinándolas con la "nota de presentación" y esos es lo que muestran a la prensa, porque si fuera solo los exámenes, la promoción es baja.

Otra solución es eliminar las pruebas de bachillerato e implantar un examen de admisión universal para todas las universidades, públicas o privadas, pero ahí simplemente el chorizo subiría a otro estrato; el negocio subiría a la educación superior, especialmente las privadas.