¿Otto Guevara apoya a la Juventud?

Saludos queridas almas: La memoria de los costarricenses es corta, muchos políticos hace un montón de chanchadas y a los meses el pueblo simplemente no lo recuerda; en Costa Rica no hay escándalo que dure más de tres días.
Navegando en el baúl de los recuerdos, me encontré con el caso del joven Carlos Enrique Quirós Romero. Veamos algunos extractos de una carta dirigida a Otto Guevara Guth sobre este asunto:

"CARLOS ENRIQUE QUIROS ROMERO era un menor de edad, tan solo tenía 14 años, miembro de una familia muy pobre de Quepos. Tuvo que buscar trabajo para poder ayudar a su mamá, quien se encuentra muy enferma y a su hermana mayor que es discapacitada.

Ustedes lo contrataron en POCAMAR “para ayudarle”, es probable que de la misma forma en que se está comprometiendo en su campaña política, ayudar a todos esos jóvenes que utiliza en sus anuncios.

La ayuda que le brindó a Carlos Enrique fue hacerlo trabajar de lunes a sábado, desde las 06:00 a.m. a las 10:00 p.m. pagándole un salario de ¢25,000.00 por semana. No lo aseguraron en la CCSS, ni en el INS. Le negaron las mínimas garantías a las que tenía derecho, ni siquiera le pagaron un salario justo.

Carlos Enrique Quirós Romero murió el 09 de agosto del 2003, mientras trabajaba para la empresa POCAMAR S.A. Sus dueños al principio negaron parte de lo sucedido, pero los informes del Organismo de Investigación Judicial y el Instituto Nacional de Seguros determinaron lo contrario."

Este Chamuko recuerda muy bien que en la Extra del 25 de abril de 2005; Otto Guevara chantajeó vilmente a la familia del joven afectado, diciéndoles que quitaran la demanda que habían puesto contra esa empresa y que el los ayudaría.

El mensaje de campaña a favor de los jóvenes de Otto Guevara es falaz... Si don Otto de verdad hubiera querido hacer algo por este joven el cual murió tras ser explotado en su empresa, no hubiera esperado casi dos años para ofrecer su ayuda a la familia doliente, quien tuvo que acudir a los Tribunales de Justicia.

¡Que se vaya al Infierno!