Metallica: Lo bueno, lo malo y lo feo

(Fotografía robada descaradamente de La Nación)

Saludos queridas almas: El concierto de Metallica en Costa Rica ha sido uno de los eventos más grandiosos en nuestra historia; este Chamuko pudo estar a unos 10 metros de James Hetfield y no paraba de brincar, gritar y corear las canciones de esta banda. 

Lo bueno: La tarima, las luces, los juegos de pólvora, el fuego en el escenario, la lista de canciones, los teloneros....todo estuvo genial!...Y lo mejor es que al final del concierto James Hetfield dijo que no tendríamos que esperar otros 29 años para verlos en Costa Rica, o sea que volverán!!! Este Chamuko casi enloquece cuando cantaron Seek and Destroy con la que cerraron. La visibilidad fué excelente, Kirk Hammett, James Hetfield y Robert Trujillo se movieron por todo el escenario y sus interpretaciones fueron magistrales. La calidad del sonido fue excelente...uno sentía el cuerpo retumbar con el metal!

Los revendedores de entradas tuvieron que bajarse los pantalones porque muchos tenían entradas VIP que al final tuvieron que soltar en treinta  rojos cuando en un inicio las tenían hasta en una teja...que rico!!!!

Lo malo:  Para abrir el show, un par de viejas se dieron de manazos como a las cinco y media de la tarde,  nunca supe porqué fue la vara, pero me tiré bien el rollo y los de seguridad ni siquiera se acercaron. Un cabrón se ranchó cerca de donde estaba, como a los dos metros, pero ni eso logró que la gente se moviera de sus lugares. Al final del concierto tiraron unas púas y los bolillos de Lars Ulrich, lo malo es que este Chamuko no pudo agarrar ni una... había que ver a la gente, faltó poco para que volaran botellazos por una púa.

Cuando terminó el concierto ningún taxista lo quería llevar a uno; solo si era un viaje largo, como de cuatro que pararon, cuando les dije que iba para Chepe Centro, decían que no, que solo Heredia, Cartago; me tocó caminar y uno todo hecho gorra por la brincadera. Lo que encoleriza a este Chamuko, es que los taxistas viven en una pura quejadera por los porteadores,y vean en las cochinadas en que se ponen.

Asaltantes ambulantes dentro del estadio: una botella de medio litro de agua la estaban vendiendo en dos rojos...vale más que había pasado por una al super que compré como en cuatro tejas. Habían unos maes a la salida del concierto vendiendo a una teja el pincho de carne asada...fijo habían matado perros callejeros para darla en ese precio. Y que tufo a maricucha!!!...Este Chamuko por poco sale drogado.

Lo feo: Nunca había visto tanta basura junta al mismo tiempo en la calle, eran como quinientos metros llenos de porquerías de todo tipo... y con lo ineficiente que es la Municipalidad de Tibás en el asunto de la recolección de los desechos, no sería nada raro que sean los vecinos los que paguen los platos rotos recogiendo todo ese fenomenal basurero.

Lo más feo del asunto es que el concierto terminó... hay que volver a la vida real donde no hay Metallica y hay que ir a trabajar...Pero con todo lo malo y lo feo, aún así valió la pena... Metallica es grande y este Chamuko ha cumplido su sueño de hace más de 15 años!