Presidente de la Corte promueve el crimen

Saludos queridas almas: Hace unos días leí en La Nación, la posición del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Luis Paulino Mora, diciendo que 50 años de cárcel era una pena perpetua de prisión, y que los individuos no tienen la posibilidad de reinsertarse en la sociedad.

Dicha posición le llevó a votar a favor de una acción de inconstitucionalidad contra los artículos 51 y76 del Código Penal promovida por el reo Alexander Vargas Rojas alias "Repollo". Gracias a los otros seis magistrado que votaron en contra, Repollo y los delincuentes de este país, no se salieron con la suya.

Para justificar su posición, el señor Mora, dice que es una cuestión de aritmética simple, que si el criminal tiene 30 años, 30+50 = 80 años. Este Chamuko le recuerda a don Luis Paulino ya que le gustan tanto los números que 33+ 29 + 1,5 = 63.5 años, porque esas son las edades que tenían las víctimas de Repollo cuando las asesinó; y por más arrepentido que esté, con 50 años no paga los crímenes atroces que cometió ya que entre sus víctimas había un niño de año y medio. Este Chamuko cree firmemente, que Repollo merece pena de muerte, así que debería darse de santazos por tener la oportunidad de continuar con su miserable existencia. 

Luis Paulino Mora dice que con una pena de 50 años el reo no podrá reinsertarse en la sociedad, tener acceso a un trabajo digno, a familia etc... estos privilegios ciudadanos tampoco podrán ser gozados por las víctimas de Repollo: el bebé que este salvaje asesinó, el día de hoy tendría unos 16 años, probablemente estaría terminando el colegio, teniendo una vida normal, junto con sus padres. Los derechos de este asesino ahora resultan importantes para el presidente de la corte, pero el derecho a la vida -que es el más importante de todos los derechos- en el caso de las víctimas, carece de importancia alguna.

Además, este Chamuko no entiende la lloradera de Luis Paulino Mora con los 50 años, ¿quién dice que el año carcelario es de 12 meses? Y si los reos trabajan dentro del penal, resulta que un día de trabajo equivalen a dos de condena; y si el reo estudia, no da broncas, y se porta como un angelito, esos 50 años se convierten en menos de 25, aunque este Chamuko ve al presidente de la Corte muy alborotado por soltar a Repollo antes de los 15 años de condena; y eso que se escapó de La Reforma en el 2001, y milagrosamente lo recapturaron.

Los reos están más que chineados en prisión  a costa de nuestros impuestos: Tienen gratis  atención médica, tres comidas al día, hotel ,visitas conyugales, posibilidad de estudiar, y si les da la gana, pueden trabajar para descontar pena. Más bien debería el presidente de la corte promover el trabajo obligatorio para los reos por todos los privilegios que reciben. No tienen porqué descontarles días de la pena por trabajar y menos vivir de vagos a costillas de nuestros impuestos. Imaginen las maravillas que podrían hacer estos reos en las calles maltrechas de nuestro país, si los pusieran a darles mantenimiento, como hacen en otros países del mundo.

Las leyes en Costa Rica son una cosa de risa para los delincuentes. Por eso cada vez están más envalentonados y no les importa robar, violar o matar, y con posiciones como la del presidente de la corte, en donde se promueve la alcahuetería a los delincuentes, la cosa se pone más peluda. La Justicia en este país se está convirtiendo en un circo, porque en la cabeza de don Luis Paulino, los delincuentes son los pobrecitos, y las víctimas son unas vengativas.

Me llamó mucho la atención este comentario de la señora Roxana Rojas Morales, el cual transcribo a continuación:

"Como representante de los familiares de las victimas de homicidio quiero felicitar a los 6 magistrados que se han mantenido firmes en esta sentencia. Los efectos psicólogicos, económicos, sociales, físicos, etc, que sufren los familiares de una víctima de homicidio son irreparables . Un asesino deja tras de si, no sólo la estela de sangre de su víctima sino que a la familia del muerto la involucra en una senda eterna de dolor. 

Quienes se obstinan en proteger a los delincuentes que han violentado lo mas sagrado de un ser humano, la vida, permiten con su accionar que los familiares afectados nos sintamos impotentes, revictimizados por la impunidad, la insensibilidad e irrespeto a las leyes. 

Don Luis Paulino, el clamor de la dañada población es fuerte y claro. No se satisface con argumentaciones efectistas o románticas de "garantistas criollos" como usted, nuestro sistema judicial ha fallado, ha terminado siendo permisivo, complaciente y alcahueta. 

Cierto que la libertad es un derecho fundamental, pero tiene, como obligada contraprestación, la conducta correcta. El que mata decidió matar, el que muere no decidió morir. Usted Sr. Presidente de la Corte intentando desvirtuar las palabras de las víctimas dijo que el problema de los asesinatos no se soluciona con abarrotar las cárceles, pero se lo repito, menos se soluciona abarrotando los cementerios con víctimas inocentes. Por amor a la Justicia y la Paz de Costa Rica lo mejor que usted debería hacer es renunciar a su puesto"

Ya es tiempo que nuestros diputados se comprometan a no seguir nombrando a estos alcahuetas abolicionistas y garantistas del Poder Judicial y se preocupen por poner gente que SÍ VELE por el derecho de las víctimas, basta ya de atropellos, queremos justicia!

Y Luis Paulino Mora....Váyase al Infierno!