La Valiente Policía Municipal de San José

Saludos queridas almas: Este Chamuko andaba paseando por el mercado de la Coca Cola hace unos cuantos minutos, cuando de pronto vio una estampida de vendedores ambulantes gritando: !Corran, ahi vienen!, claro, los vendedores de discos piratas al mejor estilo de los magos, desaparecieron su mercadería en una bolsa plástica negra y salieron huyendo; detrás de ellos, iba una señora (de unos 40 años) y un señor (de unos 50 años) con un carrito lleno de naranjas, pero no pudieron correr más allá de cien metros y fueron apresados por la Policía Municipal de San José.

La forma en que fueron detenidos ese señor mayor de edad y la señora, me pareció grotesca, pues escuché cómo uno de los diez policías que los detenían les gritaban ambos vendedores improperios, y entre los diez agarraron a ambos haciendo todo un espectáculo en la vía pública. 

Este Chamuko no apoya las ventas ambulantes, pero me parece que la policía municipal, primero, se excedió con esa detención (no eran personas violentas las que estaban deteniendo y estaban desarmadas) y segundo, que dejaron escapar al otro grupo de vendedores, que eran unos diez varones, jóvenes y medio fornidos algunos. Pareciera que la Policía Municipal se luce con mujeres y personas mayores, y eso me pareció bastante cobarde de parte de estos funcionarios.

Y es que el problema de las ventas ambulantes es una bronca de nunca acabar; por un lado, la Municipalidad tiene razón, porque son ilegales y en muchas de éstas andan delincuentes camuflados vendiendo drogas; pero por otro lado, muchas de estas personas también necesitan trabajar para comer.

Pero detrás de esto, viene otro problema: Si la Municipalidad de San José desaparece a los actuales vendedores ambulantes dándoles un sitio exclusivo para ellos, vendrán otros vendedores que repondrán a estos en las calles. Lo que es claro es que hasta la fecha, La Municipalidad ha sido incapaz de resolver en definitiva este problema, y este más bien se agudiza más.

PD: No les dejo fotos, porque no andaba la cámara, pero voy a tener que portarla siempre, porque uno no sabe lo que puede encontrarse en la calle.