Impuesto a la educación privada: Un Tributo a la Ineficiencia

Saludos queridas almas: Como todos ya sabemos, el gobierno está que se frota las manos con el nefasto plan fiscal presentado en la Asamblea Legislativa (el cual pueden ver completo acá), hay muchos aspectos que le preocupan a este pobre diablo al respecto. Hoy les hablaré del famoso impuesto con se quiere gravar la educación privada.

Dice @leogarnier  que el 8% de la población en edad escolar o colegial está en educación privada, a éstos se les quiere cobrar un 10% de impuestos, lo cual no veo con malos ojos, pues nos dice don Leonardo que ellos son de las clases económicas más altas.  Y todavía hay misericordia, si la institución cobra menos de 110 mil colones por mes por estudiante, estaría exonerada 

Lo paradójico es que más de la mitad de ese papudo 8% de la población, cuando sale de su colegio privado termina estudiando en una universidad pública, en cambio, quienes conforman el estudiantado de las universidades privadas, un 66% aproximadamente, proviene de colegios públicos.

Estas personas prácticamente han sido castigadas por el sistema público, ya que no pudieron obtener matrícula en una universidad estatal por la incapacidad de estas de generar más cupos y horarios más flexibles que fueran compatibles con horarios de trabajo, porque la mayoría tiene que trabajar para comer; solo los becados y los chiquitos de papi y mami pueden dedicarse exclusivamente al estudio en educación superior (y no me salgan con tonteras de cortes y otras mierdas elitistas, porque en teoría la educación superior pública debería tener capacidad de admitir a la gran mayoría de quienes salgan de la secundaria pública, y no como sucede en este momento).

Dicha disparidad la resume doña Silvia Castro Montero en este artículo cuando dice que:  "Las instituciones públicas matriculan el 31.11% del total de la población universitaria, pero reciben el 100% de los fondos públicos disponibles para educación superior. Estos fondos subsidian la educación de cada uno de los estudiantes que se matriculan en las instituciones públicas por medio del cobro de bajas tarifas de colegiatura, equivalentes a un 8% del costo real de su educación. Sin embargo, el 51.44% de estos estudiantes tenían suficientes recursos para poder pagar la colegiatura de colegios privados.

Lo que es más, las familias cuyos ingresos mensuales se ubican en el promedio nacional y que pagan la colegiatura completa en las universidades públicas, gastan solo el 2.82% de su ingreso familiar anual, y aún así muchos estudiantes adinerados reciben becas por alto desempeño académico y hasta por participar en grupos estudiantiles"

En otras palabras tenemos un montón de CHULOS que podían pagar un colegio privado, pero vienen a la Universidad a que el Estado les regale la educación superior. Yo no estoy en contra de que los papudos inteligentes que pasen con altos puntajes estudien en universidades públicas, pero ¿que paguen una cochinada por una educación de calidad? ¡Esta carajada no puede ser!

Sigue doña Silvia contando que:  "En cambio, el 37.73% de la población en instituciones privadas tiene ingresos familiares en los dos quintiles socioeconómicos más bajos, y aún así debe pagar el costo total de su educación. Lo que es peor, la mayoría de los graduados de colegio ni siquiera se matriculan en la educación superior"

Este problema es reconocido por el mismo ministro de hacienda, cuando le dijo a este Chamuko que: "El tema de las universidades estatales es otra historia en la coincido con usted. Yo creo que no han crecido como debieran y no han hecho el esfuerzo necesario para adaptar sus servicios a las necesidades de los estudiantes, en especial los de menores ingresos. Ojalá eso cambie en el futuro" 

¿Y mientras esto cambia qué? ¿Porqué los estudiantes que pertenecen a los dos quintiles socioeconómicos más bajos deben pagar la ineficiencia y la alcahuetería del Estado en materia de educación superior? Tras de que son discriminados por el Estado, ahora tienen que ponerse de cuatro patas para que les hundan un IVA de un 10% (si la carrera está acreditada, sino es un 14%).  De aprobarse este paquetazo fiscal, mucha gente de los estratos sociales medios y medios-bajos, se quedaría sin la oportunidad de tener una educación universitaria, porque el Estado no tiene capacidad de aceptar a todos los egresados de secundaria y además no puede ni debe becar al 100% de la población universitaria.

La única solución justa es que la Asamblea Legislativa mande al Infierno ese plan fiscal y le diga al Ministerio de Hacienda que cobre los impuestos como debe ser, pues en promedio solo logran recaudar un 30% de los ya establecidos. No puede pretender el gobierno desquitarse con la clase media trabajadora su falta de seriedad y su ineptitud para recaudar los tributos. Y la ley tiene dientes, porque existen sanciones penales contra los evasores, es cuestión de perseguirlos como si de verdad se tratara de un delito grave.

Artículos relacionados:
Un impuesto sumamente regresivo
Castigo a la clase media
Impuestos a la educación privada son una gran contradicción