Impuesto a la salud privada: Un Tributo a la Ineficiencia

Saludos queridas almas: ¿Cuántas veces han tenido que acudir a la CCSS y no han recibido la atención que necesitaban?  Hace un par de años, la CCSS se tiraba flores con una publicidad engañosa que este Chamuko se encargó de poner en evidencia.

Como anécdota les cuento, que el año pasado un médico de la CCSS (un excelente profesional) me atendió y me otorgó una cita para enero de este año, para la cual con anterioridad, debía hacerme un examen de laboratorio (el cual me hicieron a tiempo), y además unos exámenes radiológicos, pero con la desagradable sorpresa que me los harían en marzo (cuando la cita era en enero) o sea, un big #FAIL. Pero en fin, era necesario hacerme el bendito examen radiológico para tener todos los datos necesarios en la cita, por lo cual acudí a un centro radiológico privado a hacerme dicha prueba.

Gracias a la saturación que sufre la CCSS, me vi en la obligación de acudir a un centro de salud privado ¿porqué chamukos tras que me tocó pagarle al radiólogo también tengo que pagar impuestos por ello? Los servicios de salud privados no son exclusivamente para la clase poderosa de este país, muchos pobres diablos nos vemos obligados a utilizarlos por la parálisis que vive la CCSS.

Para obtener una plancha de dientes o un tratamiento de nervio, hay que acudir a un dentista particular, porque para conseguirlo en el Seguro Social, hay que ir a agarrarse con esa gente en la Sala Constitucional, porque la Caja argumenta que no puede dar dichos tratamientos. Para obtener una cita en la Caja, mucha gente tiene que esperar hasta dos años para lograrlo, a ver si se muere para ese momento, o en su defecto ir a buscar servicios de salud privados.  Y tras de eso, que venga el gobierno a anunciar que gravará este servicio necesario para la población y que no puede brindar por la inoperancia institucional es una bofetada al pueblo.  

Estoy de acuerdo en que ciertos servicios médicos si pueden ser gravados con impuestos, por ejemplo las tetas y nalgas de silicona y otras cirugías estéticas muy populares entre modelos y pseudomodelos, o el turismo médico que atrae a tantos extranjeros de países desarrollados, solo en el 2007 vinieron 750 mil gringos a hacerse tratamientos acá, por su bajo costo. Ahora, si se gravan estos servicios debe ser en un porcentaje que no represente un riesgo para la competitividad del país como destino de quienes buscan excelente atención médica a bajo costo. Tampoco es justo que los extranjeros vengan a disfrutar de excelente servicios médicos que estén exentos del pago de tributos.

La medicina privada convencional a nacionales, debe estar exenta de impuestos, porque esta viene a ser la salvada de muchas personas de la clase media que no consiguen a tiempo exámenes de laboratorio, radiológicos, citas, planchas dentales, etc. Más bien debería ser la CCSS quien pague un subsidio a los asegurados que fueron prácticamente obligados a acudir a un servicio de salud privado, pero como no lo van a hacer, lo mínimo es dejar estos servicios exentos del pago de tributos.

Artículo relacionado: