CCSS le amarra el perro a la Cruz Roja

Saludos queridas almas: La CCSS ante su inoperancia y poca capacidad para poder movilizar sus pacientes hacia otros centros médicos, en caso de emergencias, citas, terapias o hacia sus casas, si tienen algun padecimiento; contrata a los servicios de la Cruz Roja, pues para nadie es un secreto que ellos en sus hospitales tienen pocas ambulancias, la mayoría varadas por problemas mecánicos, e inclusive doctores que se niegan a trasladar pacientes en ambulancias de la CCSS porque los conductores de ellos no tienen capacitación o entrenamiento para manejar en emergencias y ponen en riesgo sus propias vidas.

Por otro lado, la Caja le "paga" a la Cruz Roja, cuando traslada un paciente grave de su casa a un centro médico (solo en caso de que sea una verdadera emergencia). Todo eso se hace en base a un convenio que hay entre las dos instituciones, en el cual se establece un pago por kilometraje, que por cierto es bastante bajo en relación al servicio que se presta.

Todos las bases de Cruz Roja manejan esta venta de servicios de forma individual con la CCSS, el centro médico coordina con la base de Cruz Roja mas cercana para trasladar pacientes de clínicas a hospitales, de hospitales periféricos a hospitales centrales, en caso de emergencias o para hacer exámenes, y un largo etcétera. 

En el cuadro anterior, se puede observar el consolidado que la CCSS le debe a la Cruz Roja y los principales deudores, es decir, el Hospital México le debe un montón de plata a un montón de comités de la Cruz Roja por haber tasladado pacientes, que era responsabilidad de ellos movilizar, de centros médicos periféricos al México, pero como no tienen la capacidad de hacerlo, contratan a la Cruz Roja.   La misma historia se da en muchos otros hospitales.

En el primer cuadro se ve la deuda por regiones,  por ejemplo, se le deben 731 millones a los comités de la región de Guanacaste, solo por dar un ejemplo. Es lamentable que la Caja no cumpla con sus obligaciones sabiendo las dificultades y penurias que pasan las bases de Cruz Roja en esa región para poder prestar el servicio en las comunidades, y que tras de eso la CCSS no quiera pagarles y les mantenga el perro amarrado por el brete que ellos hicieron...lamentablemente la historia se repite en el resto del país.

Los mas afectados con esta irresponsabilidad de la Caja, son todos los comités pequeños, no la sede central, porque son las bases periféricas que la pulsean y le dan el servicio a la CCSS por humanidad. Hay casos de pacientes que les dan la salida del hospital y que por su discapacidad han tenido que esperar 6 días en un pasillo del hospital para que una ambulancia de la CCSS, lo pueda movilizar hacia su casa de habitacion, o esperar 5 días para ir a San José a hacer un TAC de "EMERGENCIA".

A la CCSS le cuadra cobrar y cerrar locales por deudas, pero ellos son unos grandes morosos y lo hacen con una institución que no tiene forma de defenderse legalmente, pues no cuenta con el equipo de abogados que si tiene la CCSS. Es hora que la Caja le suelte el perro que le tiene amarrado a la Cruz Roja, que asciende a más de MIL TRESCIENTOS MILLONES de colones, según el cuarto informe trimestral del 2010 de la presidencia de la Cruz Roja.

O sueltan el perro o se van al Infierno!