JASEC pone en peligro la vida de un niño

Saludos queridas almas: Lo que vi en el perfil de Facebook la Dra. Lisbeth Quesada Tristán, de verdad que es indignante y frustrante. La familia de un niño de 5 años con problemas respiratorios que necesita una máquina especial para vivir, solicitó a la Junta Administrativa del Servicio Eléctrico de Cartago (JASEC) la aplicación de una tarifa especial para el consumo de electricidad (pues es de recursos limitados)... no estaban pidiendo que les regalaran la luz, pero pagar recibos de 40 000 colones con un salario de 170 000 colones mensuales por el consumo de electricidad de esta máquina, de verdad que es una limitante para la familia de este niño.  JASEC simplemente respondió que no cubre ese tipo de casos.

Después de leer la nota de la Dra. Quesada, a uno de verdad que le hierve la sangre del colerón ¿Cómo es posible que JASEC sí gaste recursos millonarios en patrocinios, publicidades y derroche de recursos (porque si hay derroche) y se ponga en cochinadas con un niño que necesita esa máquina para vivir? Y no es la primera vez que la JASEC le hace esta carepichada a un oxígeno dependiente, según pude leer en la nota de la Dra Quesada.

Para quienes quieran apoyar a esta familia, pueden comunicarse con la Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo de lunes a viernes de 8 am a 5 pm al 2222-5169. Les dejo la nota de la Dra Quesada para que la lean:

Y la Jasec dijo: NO

Dra. Lisbeth Quesada Tristán
Jefe, clínica de Cuidados Paliativos
HNN
Ex Defensora de los Habitantes de la República

Vamos al espacio, hacemos planes para poblar otros planetas, desciframos el genoma humano, movemos montañas, pensamos que doblegamos a la naturaleza; y las cosas sencillas como que todos tengamos agua potable, electricidad, un techo sobre la cabeza y una casita a la que podamos llamar, mía.. un plato con comida en la mesa, o buenos cuadernos para ir a la escuela, se convierten en imposibles para millones de seres humanos.

Solidaridad, amparo, deseos de compartir, comprensión de que no todos tenemos la misma suerte de tener educación, o salud, son temas, o aburridos, o demasiado trillados para ser interesantes. Aún así quiero contarles esta historia de dolor y que ustedes juzguen si hay o no hay justicia en mis palabra.s

El pequeño tiene solo 5 añitos de edad, no tiene la suerte de la gran mayoría de los niños de Costa Rica de nacer sanos. El pequeño batalla cada minuto para robarse el oxígeno necesario y mantenerse vivo. Nació con un gran problema en ese pequeñito corazón. Es oxígeno dependiente, esto quiere decir que aunque le damos oxígeno extra por medio de una máquina que lo concentra del ambiente, hacia a sus pulmones, el color morado caimito de sus labios, de su piel y de sus manitas, se mantiene y nos duele cuando fijamos la mirada en esos grandes ojos que parecieran suplicar por más aire.

Ingresó al programa de cuidados paliativos pediátricos del Hospital Nacional de Niños el 2 de setiembre del 2008. La casita que los abriga es muy, muy sencilla, pero siempre limpia. El Alto de Ochomogo, en Cartago es donde viven. Mamá, es una mamá ejemplar, a estado al pie de cada crisis de su hijo. Sólo trabaja en casa, pues el niño enfermo no se puede quedar solito. Papá, es un papá presente, responsable, dedicado a su familia, operador en una fábrica.

Tiene este niño enfermo dos hermanitos más. Uno en edad escolar y el otro en el colegio. Ambos colaboran en el cuido del hermano menor. Hemos visitado a la familia y al niño enfermo en su hogar unas 20 veces y ha venido al Albergue San Gabriel unas 24.

Los recursos son muy limitados, y desde que el niño depende diariamente del oxígeno que le da la máquina para la vivir, se les ha dificultado mucho la sobrevivencia. El salario de 170 000 colones al mes y debe alcanzar para todo. La alimentación ha tenido que restringirse, ya que se debe pagar 40 000 colones de luz. La están pasando muy duro, y mucho más duro será su existencia con todos los nuevos aumentos.

Le dimos una carta a mamá, fechada el 29 de setiembre del 2010, dirigida a la Junta Administradora de Servicios Eléctricos de Cartago, JASEC, pidiendo ayuda por el significativo aumento en el consumo de electricidad, dada la precaria situación económica de la familia. Pensamos, sobre todo, después de leer la Misión y la Visión de la empresa, que una adecuación en la tarifa eléctrica podría ser posible. Léase que la familia y nosotros no estamos pidiendo que no le cobren o que le donen, o que se hagan los tontos con el cobro. Pedimos una adecuación de la tarifa, para que no tengan que dejar de comer cinco personas, dos adultos y tres niños.

Mamá temblaba el día que fue a dejar la carta. Es que cuando uno está acostumbrado a trabajar y ser honrado, se siente feo tener que pedir.

El trato en la institución: unos cinco grados menos perro. No le querían recibir la carta, por fin , después de muchos vaivenes se la aceptaron. Mamá lloraba cuando nos contó. “ Si yo no molesto” nos decía. Doy fe de eso. Es una mamá muy eficiente y cuando nos llama para pedir ayuda, corremos, porque sabemos a ciencia cierta que el pequeño está mal.

La respuesta me llegó, fechada el 14 de Octubre del 2010. En síntesis “ me permito informarle que dentro de la tarifa preferencia que actualmente JASEC posee, no cubre este tipo de casos, ya que está establecida para instituciones de beneficencia con altos consumos de energía, tales como asilo de ancianos, centros diurnos, etc. Asimismo es importante informarle que la tarifa residencial, que es la que actualmente posee el abonado en cuestión, es la tarifa más baja del país, lo que implica que es mejor que dicho abonado se mantenga bajo ese rubro. Adicionalmente me permito informarle que no existe una ley que nos permita ceder, donar o regalar nuestro servicio.  Atentamente, U.E.N. Servicio al cliente, Mba. María del Rocío Brenes Alvarado, Líder” (líder sí, pero líder de una respuesta que ofende a la dignidad humana: NO)

Que les puedo decir….cayó la guillotina. Aquí la responsabilidad social empresarial de esta empresa municipal- la JASEC- no existe, es desconocido, lo que es mucho peor, no les importa.

No hubo nunca una llamada telefónica para corroborar la información, algún interés de averiguar, quien es este niño y porque necesita el oxígeno, y si un día no pagan… y llegan a cortar la luz, pues la máquina se apaga y el niño que nació en una sociedad que se jacta de defender derechos humanos, donde nos creemos que todos somos igualíticos en derechos, donde se defiende el derecho a respirar…. un niño se ahoga.

La historia se repite una y otra vez, antes de este niño, también a una niña oxígeno dependiente se le negó rotundamente la ayuda. El comentario de una funcionaria de entonces fue: “ Ustedes se agarran de eso para no pagar la luz” Mamá contestó: “ Pero mire, traigo una carta de paliativos” y la respuesta siempre fue: NO

Como mujer, como madre, como Ex Defensora de los Habitantes, me identifico con estas mamás, y exijo a la JASEC que ponga un líder positivo que le garantice desde ya, el oxígeno a estos hijos de todos. Le exijo a la Junta Directiva de la JASEC que cambie su política hacia estos niños y niñas oxígeno de pendientes, doblemente abandonados, primero por la naturaleza y segundo por ustedes, la empresa municipal que desconoce la solidaridad social. Le digo María del Rocío Brenes que nadie, es que nadie esta exento de necesitar de una mano solidaria, lo dice la constitución de la República , y también el refrán popular: “Hoy por ti, mañana por mí”