Piñata de horas extras en el INVU y otros males.

Saludos queridas almas:  Según el informe I-AI-128-2010 de la Auditoría Interna del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), se pagaron millones de colones en "horas extras" a un reducido grupo de empleados favoritos de la Administración de esa Institución. Esto se hizo sin mayor control y la Auditoría recomienda simplemente "no volverlo a hacer".


En el INVU, la corrupción campea; la gerencia general (que tiene casi 10 años en el puesto), la dirección de ahorro y préstamo y la dirección de vivienda de interés social no permiten que se implementen controles. Y de feria, hay persecución hacia todo aquel o quella que cuestionen sus actuaciones.

Al director financiero (que fue puesto por la gerente general), lo suspendieron por tráfico de influencias por hacerse con un préstamo de 45 millones de colones sin cumplir requisitos. Sin embargo lleva casi un año suspendido CON goce de salario.

La gerencia ha hecho lo imposible por anular el procedimiento que se le sigue. Es por eso que este "debido proceso" no tiene otro fin que servir de pantomima para presentar una cara de lucha contra la corrupción ante la prensa. Y según nuestros informantes infernales, el señor ni siquiera tiene los requisitos para estar en ese puesto.

En el INVU se pagaron más de 60 millones de colones en un estudio para la reestructuración de la Institución. Este estudio se suponía que empezaría en el 2011 y hasta el momento no ha pasado nada.

También se suponía que las plazas de pensionados no se repondrían pero no sólo se han reemplazado sino que incluso después del decreto presidencial se sigue contratando personal nuevo. Así que pareciera que en el INVU utilizan los decretos presidenciales como si se tratara de papel higiénico.

La institución está quebrada y el Gobierno le ha tenido que dar plata para poder pagar salarios. Pero, siempre hay un pero, la administración del INVU autorizó la compra de dos Rav4 4x4, dos Rav4 4x2, dos Hi Lux full y dos Tiidas y ni siquiera hay proyectos que justifiquen tal gasto. ¡Carros para ir a reuniones y a dejar papeles a las instituciones!

Si las cosas siguen así, pronto veremos al INVU en el Infierno...