Más sorpresas en el Ministerio de Relaciones Exteriores

Saludos queridas almas: Recientemente estalló el escándalo de la piñata de puestos en la Cancillería, los cuales se repartían entre familiares y allegados al Partido Liberación Nacional (PLN, oficialista) según nos informa el periódico La Nación. Les cuento un par de "detallitos" más que aún no han sido informados por los medios tradicionales: 

El vicecanciller Carlos Roverssi NO sabe hablar inglés, y si bien es cierto, no es un requisito indispensable para el puesto, es evidente el roce internacional que tiene el segundo al mando del  Ministerio de Relaciones Exteriores (RREE). Desde este infierno, solicitamos encarecidamente a la presidenta Chinchilla, que le exija a este funcionario llevar un cursito en el Instituto Costarricense-Norteamericano.

Pero hay algo más escandaloso: Tenemos dos embajadores que son diplomáticos de carrera, que solo tienen el bachillerato de secundaria, se tratan de don Javier Sancho Bonilla e Isabel Montero de la Cámara quienes actualmente se encuentran en el servicio interior. Le cuestionamos al señor Sancho sobre la carencia de preparación universitaria y se limitó a indicarnos que es funcionario de RREE desde 1974, que ostenta el puesto de embajador desde 1989 y que está protegido por la ley 3530 de 1965. Al insistirle en la pregunta sobre su formación académica, invitó a este pobre diablo a abandonar su anonimato asistiendo a su oficina. Como entenderán, esto no es posible.

Es inconcebible que a estas alturas del siglo XXI tengamos funcionarios diplomáticos sin formación universitaria...esto es tan condenable como la piñata de puestos que denunció La Nación. ¡Al Infierno con estos nombramientos irregulares!