Leñador Fishman

Saludos queridas almas: Hoy les traigo una historia bastante curiosa, se trata de la empresa Maderables San Pablo S.A, cédula jurídica 310122455, cuyo presidente y representante es el diPUTAdo Luis Fishman.

En 1998, Maderables San Pablo S.A. contrajo obligaciones como deudora de dos créditos con el Banco Nacional de Costa Rica (BN), por la cantidad inicial de $975.000 en total. Para garantizar la deuda con el BN Maderables San Pablo suscribió el 9 de noviembre de 1998, el fideicomiso de garantía Nº I-914/98 que incluía diez fincas como garantía.
Resulta que Maderables San Pablo S.A no pagó la plata y obviamente el BN procede a ejecutar la garantía. El 9 de agosto de 2001 mediante el procedimiento de ejecución establecido en la cláusula Nº 3.04 del contrato de fideicomiso de garantía, en segundo remate, el BN se adjudicó las diez fincas, para ello ofreció la base del remate en abono al crédito, o sea la suma de un $1 355 525. El 14 de agosto 2001, el Banco Improsa S.A traspasó las diez propiedades objeto del fideicomiso de garantía al BN para efectos de garantizar el cumplimiento de pago de la empresa de Fishman.

Maderables San Pablo S.A. gestionó la readquisición de las propiedades, siendo que el 26 de abril de 2007 el BN les vende las diez fincas, por el precio total de un $1 904 630, precio que incluye el capital adeudado por Maderables San Pablo S.A., los intereses corrientes y moratorios y todos los gastos relacionados como mantenimiento, vigilancia, avalúos, etc; motivo por el cual se canceló íntegra y totalmente la deuda.

Aquí es donde viene la parte vacilona: En el 2007, Maderables San Pablo le hace un reclamo al BN porque el precio de compra les parece excesivo y descaradamente pedía que les mantuvieran durante todo ese tiempo, las fincas de gratis. Obviamente el BN los manda al infierno y aquí es donde la empresa de Fishman lleva el proceso a los Tribunales de Justicia para tratar de cobrarle al BN la suma de casi $600 000. Para no cansarlos con el cuento, los Tribunales rechazaron todas las pretensiones de esta empresa y más bien los condenaron al pago de costas del proceso. Maderables San Pablo lleva el asunto a Casación y ahí también los mandaron al Infierno. Acá está la sentencia completa.

Es gracioso ver cómo hay políticos que tratan de aprovecharse de todas las opciones posibles para enriquecerse a costillas de otros, por dicha en esta ocasión, los Tribunales impidieron que Luis Fishman se enriqueciera de la noche a la mañana con un reclamo que era a todas luces un descaro. Y como si fuera poco, esta empresa le adeuda a la CCSS casi medio millón de colones.


¡Que se vaya al Infierno Fishman y Maderables San Pablo S.A.!