Sigue la fiesta en la Cancillería!

Saludos queridas almas: La fiesta de los nombramientos políticos no para en la Cancillería desde que llegó la gente del Partido Liberación Nacional hace cinco años y cinco meses. Los nombramientos a dedo, que fueron el motivo de la salida del anterior Canciller René Castro a otro Ministerio, siguen dándose y con mayor descaro. 

Recientemente nos dimos cuenta que el Embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA) sería don Edgar Ugalde (Embajador en Colombia), en sustitución de Enrique Castillo quien será el nuevo Canciller. Según nuestras fuentes infernales, Ugalde ha pedido entre sus condiciones, el nombramiento de Ricardo Otárola Pacheco en la OEA sin mediar concurso. El señor Otárola se desempeña como diplomático de la Embajada de Costa Rica en Colombia.

Como si lo anterior no bastara, Otárola no se moverá de Colombia, a menos que nombren en la OEA (sin concurso obviamente) al señor Antonio Alarcón Zamora, quien también es diplomático en Colombia y actual pareja sentimental del señor Otárola.

Los dos, Alarcón y Otárola fueron nombrados como diplomáticos en Colombia, el mismo día 23 de febrero del 2009 por Bruno Stagno y Oscar Arias, en un mismo acuerdo Ejecutivo, publicados los dos juntos en la misma Gaceta 119 el 22 de junio del 2009 y con una idéntica fecha de rige que es del 2 de marzo del 2009 al 2 de marzo del 2012 y los dos nombramientos sin concurso obviamente para favorecerlos. 

Curiosamente la Cancillería en estos días sacó un concurso para llenar al mismo tiempo que sale el embajador Edgar Ugalde de Colombia, la única plaza de Ministro Consejero y Cónsul General también en Colombia que es la de Ricardo Otárola y la única plaza de Ministro Consejero en Colombia que es la de su pareja Antonio Alarcón. La ligereza también está la rapidez con que se quieren hacer esos nombramientos. El concurso sale el 4 de agosto y se dice que es para ocupar las plazas en menos de dos semanas a partir del 15 de agosto, cuando lo normal son meses. Además, que estos nombramientos terminan en el 2012 y según el Estatuto de Servicio Exterior, ambos funcionarios deberían regresar a Costa Rica y no a otro destino exterior.

¿Y dónde está el concurso para llenar las dos plazas en la OEA? Ese consurso brilla por su ausencia, porque de nuevo esas plazas son como un plato que ya está cocinado por la Cancillería para Otárola y para Alarcón. Los abusos que se han hecho en Cancillería con la excusa de "traslados horizontales" ha sido para favorecer a unos pocos, como a estos señores.

La ley es muy clara. El que quiera un cargo diplomático que concurse. Todos pensamos que un cambio de mando en la Cancillería sería favorable. Parece que no es así. Se siguen dando y aumentando los mismos abusos, a costa del bolsillo de todos los costarricenses. En Costa Rica no olvidamos la defensa que hizo Enrique Castillo en la OEA, pero si va a continuar con las prácticas irregulares de su antecesor...

¡Que se vaya al Infierno!