Sindicatos de Educadores tienen la razón.

Saludos queridas almas: El Sindicato de Trabajadores de la Educación (SEC) hizo un llamado a huelga a sus afiliados, con esta movida se pone cuesta arriba la directriz del Ministerio de Educación Pública (MEP) de solicitar un comprobante de asistencia a los afiliados que asistan a este evento y  no podrá hacer rebajos ni tomar represalias hasta que un Tribunal declare ilegal el movimiento. Con la reciente jurisprudencia de la Sala Constitucional sobre este tema, será toda una odisea para el MEP lograr su cometido. 

En ocasiones anteriores he criticado duramente a los sindicatos (incluidos los del magisterio), pero en esta ocasión tienen toda la razón: Los 5 días para congresos están por fuera de la jornada laboral de 200 días lectivos, así que es falso que el MEP esté dando licencia con goce de salario a los funcionarios para que asistan a este evento, y por lo tanto cualquier control que quiera ejercer es una intromisión directa en la organización de los sindicatos.


También es cierto que se está explotando a los funcionarios que no están afiliados a ningún sindicato, porque se les obliga a trabajar cinco días más (fuera de los 200) sin ninguna paga extra, este pobre diablo quisiera saber cuántos empleados estarían dispuestos a este atropello.  El Colegio de Licenciados y Profesores debería demostrar que sirve para algo, y llevar un proceso laboral contra el MEP en representación de los docentes no afiliados a los sindicatos, con el fin de cobrar los días extras que los obligan a trabajar.

La jurisprudencia que utiliza el MEP para amedrentar a los sindicatos está bien jalada del pelo: primero porque se refiere a los dirigentes y no a los afiliados; segundo, porque se refiere a permisos sindicales EN HORAS LABORALES, y como se expuso anteriormente, los días de congreso están por fuera de los 200 días lectivos; y tercero, porque no se infiere que dicha jurisprudencia se refiera a relaciones laborales con educadores.

Y lo peor es que el MEP y varios medios de comunicación le han hecho creer a la ciudadanía que esos cinco días de congreso y la organización de los mismos son pagados por el MEP, cuando esa información es más falsa que un político honesto: El costo de la organización de los congresos corre por cuenta de las organizaciones sindicales que obtienen fondos de los aportes de sus afiliados.

Y cuando el MEP dice que esos cinco días son pagados por el Estado manipula la verdad maliciosamente: Todos los trabajadores reciben salario los 365 días del año -porque a nadie le dejan de pagar en vacaciones, fines de semana o feriados- pero si a cualquier trabajador lo hacen ir a bretiar fuera de su jornada laboral ¿qué es lo que corresponde? que le paguen el doble por los días extra trabajados, cosa que el MEP NUNCA HARÁ.

Cualquiera podría maliciar que esta jugarreta del MEP es una represalia contra los sindicatos por rechazar la propuesta de trimestralización. La solución a este conflicto es muy simple y ojalá lo pongan en práctica a partir del año que viene: no deben incluirse los días de congreso en el calendario escolar porque son días que están fuera de la jornada laboral de los 200 días lectivos y cada organización deberá realizar su congreso cuando estime conveniente, siempre y cuando no esté dentro de esos 200 días.