ICE pone en regla incapacidades de sus empleados

Saludos queridas almas: La Gerencia General del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha girado una directriz en la cual se establece que las incapacidades de sus funcionarios se pagarán de la misma forma que se hace con el resto de los trabajadores del país. En el pasado, el ICE reconocía los subsidios de incapacidad para el pago de salario escolar, aguinaldo, cesantía, entre otros pluses.

Evidentemente los sindicatos del ICE no están de acuerdo y como primer paso pagaron un estudio legal al Dr. Fernando Bolaños Céspedes, quien es magistrado suplente de la Sala II de la Corte Suprema de Justicia. 

En el pasado publicamos que este señor está dando asesoría legal a la Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional (JUPEMA) para contrarrestar demandas de sus empleados, lo cual si bien es cierto no es ilegal, pone en tela de duda la objetividad que tendría el magistrado Bolaños en caso de tener que tomar una decisión como autoridad judicial. Y este tipo de cuestionamientos no son nuevos, en el 2008 Federico Sosto, magistrado suplente de la Sala Constitucional, fue cuestionado por brindar asesorías a los Arias por el enredo de las asesorías del BCIE.

Este Chamuko es del criterio que las gollerías en el sector público hay que eliminarlas, y en este caso particular, no podemos negar que existen empleados que abusan de las incapacidades valiéndose de este portillo legal. En este infierno aplaudimos las acciones que está tomando la gerencia del ICE para terminar de una vez por todas con estos abusos, al igual que lo hizo la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que con esa medida logró que las incapacidades cayeran en un 40%

Y los sindicatos del ICE milagrosamente no han llamado a huelga, porque saben que probablemente les ocurriría lo mismo que a los de la CCSS cuando hicieron un movimiento para proteger sus privilegios con las incapacidades. 

Les dejo este documento que es un fragmento del estudio del Magistrado Bolaños para los sindicatos del ICE. ¡Al Infierno la piñata!