Evasión fiscal para los políticos, pacquetazo fiscal para el pueblo


Actualización 29 de marzo: Al final del post viene un mensaje del diputado Justo Orozco Álvarez.

Saludos queridas almas. Ahora este pobre diablo entiende la urgencia del gobierno en aprobar el pacquetazo fiscal, es porque los políticos de este país necesitan que nosotros paguemos lo que ellos y algunos de sus amigos empresarios evaden en impuestos.

La investigación del periódico La Nación nos revela una lista de once miembros del gabinete de Laura Chinchilla, ocho diputados clave en la discusión del pacquetazo fiscal y hasta Ottón Solís con fincas subvaloradas con la finalidad de evadir impuestos municipales. El cinismo de estos evasores de impuestos es a tal extremo que atibuyen su evasión a un "lamentable descuido".

Ayer la furia de la población se centró en el Ministro de Hacienda, Fernando Herrero, quien apareció en la lista de evasores, resulta que este funcionario durante 10 años tributó menos de lo que correspondía por una casa de su propiedad. Lo curioso es que alquila esa propiedad en 1.5 millones mensuales al Ministerio de Seguridad Pública y ese monto si se calculó sobre una valoración actualizada.

El Ministro Herrero alega con cinismo que actuó a derecho, sin embargo lo que hace es una interpretación a su conveniencia de la ley, dice que como no hay sanciones por su reprochable conducta, entonces no hay ningún problema. Lo cierto del caso es que Fernando Herrero es uno de los principales propulsores del pacquetazo fiscal, que nos viene a decir a los costarricenses que debemos tributar más y que el pacquetezo es solidario ¿solidario con quién? ¿para qué más impuestos si los mismos políticos, encabezados por el Ministro de Hacienda, los evaden y nos salen con excusas baratas?

La presidenta Chinchilla nos quedó debiendo, lo único que hizo fue pedirle a sus ministros que fueran a actualizar el valor de sus propiedades. ¿Eso es todo? ¡Chingo de firmeza y engaño publicitario de campaña! Lo que debió hacer doña Laura es exigirle a sus ministros que paguen retroactivamente lo que evadieron con multas e intereses y que renuncien a sus cargos, en especial al Ministro de Hacienda ¡QUE RENUNCIE!

Hoy casi escupo el café cuando leí las declaraciones de Justo Orozco, justificando la sinvergüenzada de subvalorar sus propiedades "Pagaré en el tiempo de Dios" ¿Cómo es posible que hasta a Dios metan en sus carebarradas? ¡Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios! ¡Fariseo!

¿Y Ottón Solís? El sacrosanto dueño de la verdad y de la ética, también subvaloró sus propiedades para pagar menos impuestos y terminó alegando "que todo es un enredo", una excusa barata que muestra a Solís como la clase de político que él dice combatir. Desde que Solís apoyó al gobierno con su pacquetazo fiscal, acabó con la oposición de este país y está convirtiendo al PAC en una sucursal del PLN, allanándole el camino para que siga en el poder en el 2014.

Si estos políticos tuvieran decencia, pagarían lo que evadieron durante estos años de forma retroactiva, con multa e intereses. Y si les quedara algo de dignidad y decencia renunciarían al puesto. ¿Con qué cara viene la señora presidenta y su socio Ottón Solís, a pedirnos más impuestos si los principales propulsores de este garrotazo fiscal son unos reconocidos evasores? 

¡Que se vayan al infierno!

ACTUALIZACIÓN (29 de marzo): Les dejo este mensaje que me envió Justo Orozco:

Mi participación ayer 28 de marzo en el Plenario Legislativo, en relación a los impuestos municipales En realidad, pues, la última parte no la comparto con el diputado Villalta, toda vez de que los ciudadanos dignos, y decentes, y transparentes, como soy en mi persona, que he pagado mis impuestos con dignidad, y reto a cualquier ciudadano que se me ponga a la par, en cualquier sentido, en lo que es transparencia, en lo que es honestidad, de que no hemos cometido ningún pecado, ni siquiera un pecado de omisión, porque la Ley colateralmente señala eso, pero la Ley de bienes inmuebles declara, en su artículo 1, 8, 10, 10bis y el 11 de la Ley que es a la Municipalidad.

Y todavía para remachar el Reglamento de esta Ley, aprobada en 1999, dice así en el artículo 4: “De la administración del impuesto.- El impuesto sobre bienes inmuebles es de carácter nacional, se establece a favor de las municipalidades su administración, quienes para estos efectos poseen la condición de administración tributaria y son los encargados de revisar las valoraciones, facturar, recaudar y tramitar los cobros respectivos”; o sea, más claro no canta un gallo.

Pero ¿qué es lo que pasa en Costa Rica? Está pasando que un sector del poder mediático, porque es un sector, de este país, está en una guerra constante para destruir las instituciones del país, quieren acabar con el sistema democrático del país, están en una guerra constante de desprestigio de los poderes de la República, tienen un plan bien elaborado y lo están ejecutando, desprestigiando a cuanto líder político se encuentre en su camino.

Y para empeorar las cosas, a algunos diputados de esta Asamblea, buscando quedar bien con los medios de prensa, se están prestando a esa maquiavélica jugada, pero conmigo se equivocaron, yo no me amedrento por nada y no les tengo miedo. Para empezar, reitero que no he hecho nada incorrecto, lo que tengo me lo he ganado honradamente, trabajando por largos años junto a mi familia, sacrificando horas de descanso y luchando por levantar un capital que me enorgullece.

A algunos y algunas les incomoda que yo tenga mis bienes, pero son producto de mi trabajo y de mi esfuerzo. He pagado mis impuestos fielmente, estoy al día con ellos. En la mayoría de mis propiedades pago más de lo que está estipulado como valor fiscal. La Ley no me obliga a declarar nada, la Ley le abre posibilidad a las municipalidades de revalorar, son estos entes los que tienen los datos.

La omisión no representa ningún pecado, pago muchos impuestos, invito a este medio escrito, que no es el diario Extra, que no es La República, y que está ubicado en Llorente de Tibás, a que formen un partido político a su gusto, con sus ángeles. Me han querido denigrar de todas formas, de mi ropa, siendo un trabajador de cuarenta y dos años seguidos, pagando todos mis préstamos, conjunto con mi esposa, sin ninguna morosidad, de mi salario, que me lo he ganado con dignidad como profesor universitario de tiempo completo y, a la vez, presto lecciones en un colegio nocturno; de mi pensión, y en primeras páginas de titulares sobre la deuda política. Y al día de hoy no hemos recibido un solo cinco, y yo he pagado de mi plata porque yo honro donde está mi firma, he pagado un capital para honrar los bonos y la deuda de mi partido, y al día de hoy nadie nos ha reclamado nada.

He luchado honradamente por triunfar y ayudando mucho a mi prójimo, no sé por qué me persiguen; aplican el adagio de “miente, miente, que algo queda”. Mi testimonio es a toda prueba, como ciudadano de probidad, académica, moral y de proyección social.

Cuando hablo de que actualizaré, en el tiempo de Dios, es porque tengo claro que Dios mora en mi corazón, y Él me proveerá el tiempo para hacerlo, y solo a Él obedezco, y no acepto presión de ningún medio de comunicación. Por respeto a la ciudadanía, considero que el mes de mayo, si Dios me lo permite, sería el tiempo apropiado.

Yo quisiera que el Directorio próximo, y aquí, los que aspiran a la Presidencia, de cualquier partido, de cualquier coalición, de cualquier alianza, me gustaría que se luchara por un equilibrio en la libertad de expresión. No es posible que con titulares y primeras páginas denigren, y el derecho de respuesta la dan cuando quieran y casi en forma escondida. Las palabras y las letras convencen, pero el testimonio arrastra, y eso es lo que pasa conmigo.

Y decirles a los que han, diputados y diputadas, que han querido montarse en ese tren de desprestigio, decirles que todos los que estén libres de pecado que lancen la primera piedra. Gracias a Dios, en toda mi vida no he sido notificado de hacer nada incorrecto. Así que tengan cuidado, por favor, porque se equivocaron de persona con Justo Orozco, y se equivocaron de partido con el Partido Renovación Costarricense, que lucha por los valores de Dios, la familia y la patria.

DIPUTADO JUSTO OROZCO ÁLVAREZ