La Corte Rusa

Saludos queridas almas: De hace un tiempo para acá, las decisiones del Poder Judicial han sido bien polémicas, al punto que muchos ciudadanos consideramos que la diferencia entre la corte y un circo de payasos es ínfima. Tan jodida está la carajada, que más tarda la policía en agarrar a los delincuentes que los jueces del Poder Judicial en soltarlos.

A este pobre diablo le llamó la atención el proceso que la corte está siguiendo contra el Ministro de Seguridad, Mario Zamora, por supuestas injurias y calumnias contra un prófugo ruso, SÍ un delincuente ruso buscado por la justicia de su país y que ha recurrido a este show para retrasar la extradición a su país de origen.

Este pobre diablo sería uno de los primeros en solicitar la cabeza de Zamora si lo estuvieran acusando de corrupción o de algo grave; pero por decirle solapadamente delincuente (no se lo dijo abiertamente) a un prófugo de la justicia extranjera, no me chinguen.

Para que tengamos una idea de la ridiculez de nuestro sistema judicial, al único Ministro de Seguridad en Latinoamérica al que le han levantado la inmunidad es a Vladimiro Montesinos en Perú, para los tiempos del desmadre con Fujimori y ahí si hubo corrupción de las bravas.  De prosperar esta tontera, nuestro país tendría al segundo ministro de seguridad de Latinoamérica sin inmunidad.

Lo preocupante de esta situación, aparte del ridículo internacional, es que cualquier delincuente puede retrasar un proceso recurriendo a estas carajadas. Si la Corte le da pelota a este sonajas ruso, sentaría un precedente tan serio, que cualquier funcionario de alto rango tendría que andarse bien callado por temor a caer en una situación similar a la de Zamora.

Y que conste que Mario Zamora no es santo de mi devoción, a mi no se me olvida que en el 2007 no permitió la entrada del grupo de rock Decide, solo por ganarse los aplausos de la Iglesia. Como ven, las idioteces se devuelven en la vida, con otras idioteces.