Rodrigo "Drácula" Arias y su sed de poder


Saludos queridas almas: En el pasado, la Sala Constitucional rechazó una acción que permitía la reelección de Oscar Arias, sin embargo tiempo después, y colocando una  de sus fichas en este Tribunal, se acomodó todo para permitir que los Arias gobernaran este país de nuevo, con resultados nada alentadores y con los fantasmas de Autopistas del Sol, Crucitas, BCIE y un largo etcétera.

Y no es la primera vez que los Arias vienen con las ganas de meter la mano dentro de las enaguas del Estado -como parece ser la fantasía de Rodrigo Arias en este momento- aprovechando esta coyuntura para presentarse como el Mesías del país en su campaña. Desde hace rato vienen con el telele de querer cambiar por completo la Constitución y como no les funcionó en el pasado, ahora salen con esta propuesta.

Es preocupante que las reformas que presentará Rodrigo Arias, toquen funciones de la Sala Constitucional y otros Poderes de la República. Con el antecedente de la reelección donde acomodaron todo para beneficiarse, uno como ciudadano desconfía de las intenciones que pueden llevar tales propuestas.

Ya los Arias manosearon a la Sala Constitucional para satisfacer sus instintos, y ahora pretenden preñar al Estado completo para terminar de hacer la gracia. En las dictaduras en otros países, los "salvadores" empezaron así, manoseando y acomodando todo, para terminar sentándose perpetuamente en el trono. 

Si bien es cierto, el Estado necesita reformarse, este cambio debe ser producto de un consenso nacional. Esta necesidad no puede ser aprovechada perversamente para ganar popularidad (cosa que dudo mucho que logre) ni para satisfacer egos políticos. Si Rodrigo Arias cree que los ticos pensaremos que él viene desinteresadamente a proponer cambios de buena fe cuando tiene claros intereses particulares (pues aspira a ser presidente), definitivamente subestima la inteligencia del electorado.

¡Que se vaya al Infierno!