Carta abierta a los periodistas que desean mi muerte

Saludos queridas almas: En los últimos días este pobre diablo ha conversado con periodistas y ha salido en medios de comunicación masiva, dándole más fuerza a las llamas de este infierno anticorrupción. Hay gente molesta.

Uno esto se lo toma con humildad, sabiendo que lo que se resalta es la causa y no al autor de este blog, reconociendo que no se tiene formación en periodismo, sólo el deseo de hacer el bien denunciado lo corrupto y antiético de nuestro país. Por lógica se sabe que esto tiene que generar anticuerpos: gente que teme salir en llamas de este infierno y otros que sienten que su protagonismo está siendo reducido porque el ánimo de lucro los dejó sin ideales.

Es curioso que ciertos periodistas de repente se han alineado para atacarme, como coordinados por algo o alguien, tratando de retratarme como un criminal con el fin de restar credibilidad a las denuncias de este infierno. Mi positiva reputación ha sido formada a lo largo de este tiempo con denuncias veraces, no por un medio de comunicación. No me incomodan las críticas de los ciudadanos que las hacen sin mediar interés alguno, porque esas son las que me ayudan a mejorar.

Estos periodistas argumentan que es malo que no tenga agenda conocida, porque les molesta que ejerza mi libertad de expresión, les molesta que no tengo que seguir la agenda de ningún medio, les molesta que mi opinión sin línea editorial sea escuchada por muchos y la de ellos por pocos. Este mismo infierno es utilizado por valientes periodistas para denunciar lo que sus medios no les permiten. Nunca he dicho que haga periodismo de ningún tipo, lo mío es la denuncia, opinión y el humor.

Se refieren a los motivos por los que publico, como si fueran malos, espero que algún día den el paso al frente denunciando los intereses económicos y políticos que defienden los grandes medios de comunicación, esos que les pagan y en los que publican.

No soy periodista, y nunca he pretendido serlo, solo denuncio lo que me parece que está mal, pero para esos periodistas el que está mal soy yo, sin embargo ellos que tienen el prestigio profesional y el respaldo de un medio, nunca denuncian. Hablan de valentía, pero nunca han ejercido el periodismo investigativo y valiente que tanto pregonan; algunos hasta hacen “publi reportajes” camuflados de opiniones personales, pero lo que ellos hacen está bien.

Esos periodistas me quieren tender una trampa; dicen que tengo que dar la “cara”. Todos saben que no tengo ningún medio influyente, adinerado, ni con conexiones políticas que me proteja, soy un limpio contra el mundo, por lo que mi identificación es el final. No los voy a complacer, soy un pobre diablo pero no un estúpido.

Por ahí escucho que están juntando fuerzas para según ellos hacerme mierda con fotos y datos (sacados quien sabe de donde) pero sin dar la cara, haciendo lo que a mi me critican pero con el único fin de lesionarme, porque he perjudicado los intereses oscuros que protegen y a sus patrocinios ocultos.

No sé qué me espera, al rato algún día me bote la puerta el OIJ y me encarcelen por perseguir corruptos, o al rato me matan en una venganza. Ante eso sólo puedo anunciar que voy a hacer las de Wikileaks, voy a programar varios posts con el Telón Final, por si me pasa algo, tener el disfrute desde el más allá, de desenmascarar a algunos periodistas farsantes que juegan de muy independientes cuando tienen una gran cola de consultorías políticas e intereses publicitarios y andan jugando de coca cola en el desierto, redactando artículos para que otros los publiquen, porque irónicamente también les da miedo dar la cara.

Por último, debo decir que respeto a los periodistas de los cuales aprendo a diario y aprecio el gran trabajo que hacen por informar al país, algunos de los cuales me han dado consejos muy valiosos de muy buena fe; pero a los vendidos, los que les molesta la lucha contra la corrupción, los vanidosos que se desean los seguidores del infierno, a todos esos que desprecian al ciudadano con voz y que desean monopolizar el derecho de expresión a una persona que tenga título universitario en periodismo...

¡Que se vayan al infierno!

PD: Quisiera compartir este video...es verídico