Contraloría recalifica de "subsanable" la morosidad con la CCSS y a FODESAF en licitaciones

Saludos queridas almas: Para presentar ofertas en licitaciones públicas siempre ha sido requisito que las empresas participantes estén al día con las cuotas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y con el Fondo de Asignaciones Familiares (FODESAF) al momento de presentar su oferta. Al menos era así hasta que la Contraloría General de la República (CGR) cambiara de criterio recientemente.

De acuerdo con el órgano contralor, en adelante este aspecto se considerará subsanable. Es decir, si una empresa está morosa con la CCSS al momento de presentar su oferta, corresponde hacerle una prevención para que subsane ese defecto y si en el plazo otorgado se pone al día, se tiene por subsanado el defecto y se considera la oferta elegible (claro está, si no tiene otros incumplimientos adicionales que justifiquen su exclusión).

Yo no soy un experto en derecho administrativo, pero no necesito serlo para entender que la CGR está alcahueteando la morosidad a la CCSS y FODESAF por parte de empresas que quieran participar en concursos públicos.  Si se detecta morosidad de los concursantes, lo que debería presentarse es una denuncia ante ante la CCSS o FODESAF.

Más bien debería la CGR emitir algún criterio donde se obligue a las instituciones contratantes a consultar diariamente las bases de datos de la CCSS y FODESAF, para verificar que no exista morosidad de los oferentes, no solo al momento de presentar la oferta y que la misma sea causa suficiente para ser excluido de la misma. Si la empresa quiere ingresar de nuevo en otro concurso deberá empezar de cero. Pero en el país más feliz del mundo, las cosas se manejan al revés. 

Yo no estoy de acuerdo con la Contraloría ¿Ustedes que opinan?


Extracto: “Uno de los principios propios de la materia de contratación administrativa es el de eficiencia, desarrollado a nivel constitucional en el Voto 998-98 y a nivel legal en el numeral 4, de la Ley de Contratación Administrativa. En el caso en cuestión, se tiene que, efectivamente el adjudicatario del presente concurso se encontraba moroso con FODESAF, a la fecha de apertura de las ofertas, situación de morosidad que no se mantiene a la fecha (ver hecho probado 7). La determinación de esa deuda no fue hecha durante el proceso de estudio y selección de las ofertas sino, durante la fase de impugnación del acto de adjudicación, razón por la cual, la empresa en cuestión no se le había practicado ningún tipo de requerimiento para que subsanara el punto. Ahora bien, el proceso de estudio y selección debe estar permeado del principio de eficiencia, con base en el cual podría darse un supuesto en el que efectivamente se verifique que una empresa tiene una deuda con cualesquiera de esos regímenes, de la CCSS o de Fodesaf, de manera que para habilitar el mayor elenco de ofertas elegibles, por cumplimiento de los aspectos sustantivos de la contratación, debe permitirse ya sea que la propia empresa la que concurra a “auto-subsanar” la situación de morosidad y aporte documentación donde compruebe que se encuentra al día en el pago de obligaciones con la CCSS o con FODESAF, o bien, sea la propia entidad la que gire una prevención, para que aporte la correspondiente prueba de que se encuentra al día con esos regímenes. Dicha prevención sería tramitada al amparo de la normativa ordinaria que regula el giro de prevenciones, con las consecuencias que su no atención oportuna provoca. Así, desde la óptica de los principios de contratación el verbo infinito “participar” en cualquier procedimiento de contratación administrativa que contiene tanto el artículo 74 de la Ley Constitutiva de la CCSS como el artículo 22, de la Ley 8783, debe entenderse en relación con quién aspira a ser contratista de la entidad, de forma que ante una condición de morosidad, el interesado bien podrá subsanar su situación, conforme a lo previsto en el artículo 80 del Reglamento a la Ley de Contratación Administrativa, mediante el pago de sus obligaciones y de esa forma, las empresas podrán mantenerse como potenciales oferentes de bienes y servicios. Esta obligatoriedad de estar al día, se reitera lo es con respecto a la CCSS y a Fodesaf; en virtud de la normativa legal citada. En tal sentido, se reconsidera expresamente lo resuelto por el voto de mayoría en la Resolución R-DCA-063-2012 de las 13:00 horas del 7 de febrero de 2012 para que en adelante se entienda que ya sea por autosubsanación o a pedido expreso de la Administración pueda subsanarse el defecto de no encontrarse al día en el pago de las cuotas obrero-patronales con la Caja Costarricense de Seguro Social o con Fodesaf, por cuanto ese es un requisito para participar y resultar legítimamente adjudicado, condición que debe mantenerse también durante la fase de ejecución contractual.” R-DCA-393-2012 de las 10:00 horas del 30 de julio de 2012.