Reforma a la Sala Constitucional

Saludos queridas almas: La Sala Constitucional es una institución que ha velado por el respeto a la Constitución de este país desde 1989 cuando fue fundada. A lo largo de su historia ha emitido resoluciones controversiales, desde la reelección de Oscar Arias hasta la anulación de multas de tránsito.

Sin embargo hay que reconocer que han sido más las ocasiones en que la Sala le ha salvado la tanda a los ciudadanos, quienes podemos recurrir a ella sin necesidad de intermediarios. Cuando un asegurado necesita atención, medicamentos o tratamientos especializados y no los consigue por la inoperancia de la CCSS, la Sala Constitucional obliga a esta entidad a respetar el derecho a la salud. Lo mismo sucede con educación, libertad de petición, derecho a un ambiente sano, entre otros.

A mi no se me olvida que fue por una acción de inconstitucionalidad que se enterró el PACquetazo fiscal que nos querían meter desde el Ejecutivo, con la venia de una mayoría parlamentaria traidora con el pueblo. Hoy nos enteramos que desde la Asamblea Legislativa se está promoviendo una reforma a la Sala Constitucional, lo cual me genera mucha desconfianza.

Desconfianza, porque algunos de los diputados que se han quejado de la Sala porque se echó abajo el PACquetazo fiscal, son los que hoy aplauden posibles reformas. Desconfianza porque la Asamblea Legislativa ha elaborado leyes inconstitucionales y pretenden que se queden así, sin que nadie los cuestione. Desconfianza porque la mayoría de los diputados han demostrado con sus actuaciones que no les interesa el bienestar del pueblo, solo el propio. La Sala Constitucional tiene la obligación de interpretar a la luz de la Constitución, los diputados hacen leyes y las interpretan según mera conveniencia política.

Es cierto que la Sala necesita reformas para ser más eficiente, y que algunos asuntos deben ser conocidos por Tribunales menores y los grandes por los siete magistrados. También es cierto que algunos ciudadanos han abusado del derecho para entrabar el funcionamiento de la Sala con asuntos que a muchos nos parecen ridículos. Pero no dejo de desconfiar de las intenciones de los diputados que proponen reformas a este órgano, no dejo de pensar que buscan quitarle poder y que quieren hacer leyes inconstitucionales sin que nadie les ponga freno.

Quizá la propuesta de reforma debería salir del mismo del Poder Judicial y que sea valorada por toda la ciudadanía de la manera más transparente posible...incluso podría pensarse en un referéndum. También creo que debe dársele dientes a la Sala, porque en muchas ocasiones los funcionarios desobedecen sus fallos en perjuicio de los ciudadanos, y al final no se sanciona a nadie.

Si va a existir una reforma a la Sala, debe ser para beneficiar a los ciudadanos y no a los políticos de turno. Debemos tener los ojos muy abiertos para ver en qué termina este asunto.