Sobre el conflicto de los saloneros

Saludos queridas almas: La situación de los saloneros en este país, merece especial atención de parte de las autoridades y de la opinión pública. Lo que en un principio parecía una medida razonable, se ha pervertido y convertido en la ruina para muchos de estos trabajadores quienes al final terminaron siendo el pato de la fiesta.

Lo que muchos llaman las propinas no son tales, son un cobro obligatorio del 10% del total de la factura que se le hace a los clientes y este porcentaje se repartía entre saloneros y en algunos casos personal de cocina. Los saloneros recibían el salario del empresario y ese 10% era un ingreso adicional que no pagaba ningún tipo de cargas sociales.

Yo creo que uno como trabajador debe pagar cargas sociales sobre todos los ingresos que genere, por lo cual vi con buenos que la Sala Constitucional avalara que el pago del 10% de servicio debía formar parte del salario de los saloneros, para que se pague lo correspondiente a seguro social, entre otros.

El problema surge cuando los empresarios con tal de pagar menos en garantías laborales, despiden a estos trabajadores y los recontratan con una nueva y perversa modalidad de pago por comisiones, avalada y recomendada -paradógicamente- por el Ministerio de Trabajo, que reduce significativamente los ingresos de estos trabajadores, en la mayoría de los casos perdieron la mitad de su sueldo con las nuevas reglas.

¿Cómo son las nuevas reglas del juego? Los saloneros trabajan para el empresario y el 10% que pagamos los clientes por concepto de servicio -no el empresario- será su salario. En caso que el 10% no llegue a 240 mil colones mensuales, el empresario tendrá la obligación de completar el dinero hasta llegar a ese salario mínimo. Esto quiere decir que los empresarios no solo se están ahorrando las cargas sociales y garantías laborales, si no que prácticamente tendrán empleados gratis pagados por los clientes.

Esto es sumamente nefasto, aquí los únicos beneficiados son los empresarios y los trabajadores terminaron siendo el pato de la fiesta, porque pasarán de tener ingresos en promedio de unos 400 mil colones a 240 mil colones que será el salario mínimo. Y el Ministerio de Trabajo es otro de los grandes culpables al alcahuetear este tipo de ultraje a estos trabajadores.

Nunca he estado a favor del famoso 10% de servicio que nos cobran en los restaurantes, pienso que ese cobro debería eliminarse y establecer un salario mínimo más digno para estos trabajadores.  Que seamos los clientes quienes decidamos si damos una propina voluntaria o no a los saloneros, dependiendo de la calidad del servicio que brinden, y al ser esta una legítima propina, no tiene porqué se parte del salario de estos trabajadores. El problema es que en este país, casi no hay cultura de dejar propina y los ticos somos muy agarrados en su mayoría.

Otra solución viable y quizá más justa, podría ser que sigamos pagando el 10% de servicio y que sea parte del salario de los saloneros -con el correspondiente pago de cargas sociales- y obviamente los empresarios que paguen el salario mínimo por aparte -como siempre ha sido- pero que el 10% no sea considerado a la hora de calcular las prestaciones de estos trabajadores en caso de despido. Pienso que esta podría ser una solución más equilibrada para el asunto, porque los saloneros podrían incluso tomar parte de ese 10% que pagamos los clientes para establecer un ahorro complementario a las prestaciones.

Pero a como están las cosas ahorita, los saloneros son las víctimas y los ganadores son los empresarios que tendrán empleados pagados por los clientes. Y lo que más encoleriza a este pobre diablo es que el Ministerio de Trabajo en lugar de ponerse en un punto intermedio, recomiende que el pago de estos trabajadores sea disminuido con esta nueva modalidad por comisiones.

Así las cosas, si se pretendía recaudar más por concepto de cargas sociales al incorporar el 10% al salario de los saloneros, el efecto será todo lo contrario, porque entre menos salario tenga el trabajador, menos cargas sociales pagará. 

Desde esta Tribunal Infernal hacemos un llamado al Poder Judicial y al Ministerio de Trabajo, para que reconsideren la injusticia que se está aplicando a estos trabajadores, quienes no merecen que sus derechos y calidad de vida se vean desmejorados solo para beneficiar a los empresarios.

ACTUALIZACIÓN: Comparto la posición de la Cámara Costarricense de Hoteles al respecto:

La Cámara Costarricense de Hoteles comunica que en virtud de las diferentes interpretaciones sobre el tema de las propinas que NUNCA se ha recomendado el despido de saloneros y recontratación bajo un nuevo esquema.

Recomendamos a nuestros afiliados esperar los resultados de las negociaciones que actualmente estamos llevando acabo con las partes involucradas y recalcamos la importancia que tienen los saloneros para nuestro sector, por lo cual protegemos sus derechos y el de los empresarios.

 Esta ha sido la posición de la CCH durante más de dos años.