Sobre la nueva Ley de Saloneros: De un extremo al otro

Saludos queridas almas: Con anterioridad, este pobre diablo se había referido a la injusticia que se estaba cometiendo con los saloneros con respecto a la interpretación del cobro obligatorio del 10% de servicio a los clientes. En la Asamblea Legislativa recientemente se aprobó en primer debate una nueva ley para este gremio, la cual beneficia a saloneros y patronos, pero sin embargo existen cuestiones con las que no estoy de acuerdo y que explicaré en esta publicación.

Según nos informa CRHoy.com, sobre esta nueva ley "los patronos no deberán participar del beneficio de ese diez por ciento (10%), no deberán impedir o interferir en el cobro legal de la misma, por parte de sus trabajadores ni serán responsables de las obligaciones relativas a ese diez por ciento (10%)". 

Me parece justo que se establezca la obligación de un salario base para los saloneros y que el 10% de cobro obligatorio por servicio, sea un ingreso adicional para estos trabajadores (como siempre lo fue). También me parece justo que los patronos no tengan que pagar cesantía, aguinaldo u otras obligaciones sobre ese 10%, porque ese dinero sale directamente del bolsillo de los clientes y no de ellos.

Lo que me parece injusto y NO estoy de acuerdo, es que los saloneros no coticen a la Caja Costarricense del Seguro Social sobre ese 10% que están recibiendo, y que tampoco paguen el impuesto de renta si su salario más ese 10% suma más de 685 000 colones mensuales, como el resto de los mortales. Todos los demás trabajadores debemos pagar sobre los ingresos totales y no es justo que haya un privilegio para unos cuantos.

Si bien es cierto el 10% es pagado por el cliente, no es una propina, si no un pago obligatorio impuesto a los consumidores aparte del impuesto de ventas, independientemente si la atención recibida es satisfactoria o no. Por lo tanto, lo mínimo que debe suceder es que los saloneros paguen de ese 10% los rubros detallados en el párrafo anterior.

Tan injusto es que a los saloneros los despidan y los contraten como comisionistas, como que no paguen CCSS y Renta (cuando corresponda) sobre ese 10% de cobro obligatorio a los clientes. Hago un llamado a los diputados para que consideren esta postura, porque no es justo que unos cuantos trabajadores tengan privilegios fiscales que los demás no tendrán.