Sobre los Capitales Golondrina

Saludos queridas almas: La iniciativa del gobierno para atacar los "capitales golondrina" o capitales especulativos, es una de las pocas cosas sensatas que se han propuesto últimamente. Si bien es cierto, no debe ser la única receta, al menos es algo para empezar.

¿Qué es un capital golondrina? Básicamente es una harina que viene del extranjero en dólares, se mete en las entidades financieras nacionales en colones, se aprovecha la buena tasa de interés en moneda nacional y cuando la vara se pone mejor en otro país, o se pone fea aquí, el inversionista agarra la harina, la convierte en dólares (aprovechando el tipo de cambio bajo en colones), arrolla la maleta y se jala. Prácticamente es harina que se gana sin trabajar, al mejor estilo de los casinos.

¿En qué le afecta a usted o a mi el ingreso de capitales golondrinas? En que son harinas que vienen a aprovecharse de nuestra economía, no hacen un aporte significativo al país y pueden desestabilizar la economía nacional, sumiéndonos en una crisis. Entre más dólares entren a nuestra economía más jodidos quedamos los que manejamos colones, porque la inflación aumenta. También el capital golondrina en muchos casos, se utiliza como método de lavado de dinero.

Aumentar las retenciones a estos capitales o gravarlos, serían medidas que desincentivarían su ingreso y harían más controlado el asunto. Meterle impuesto a estas harinas y no al pueblo, no suena nada mal, pero les apuesto que los grandes capitalistas pegarán el grito al cielo si les quieren tocar sus fortunas. 

Si quieren una explicación un poco más técnica, pero sencilla de entender al mismo tiempo, les recomiendo la que me hizo el economista Fernando Rodríguez al respecto:

En un régimen cambiario más flexible, como el que tenemos, la oferta y demanda de dólares determina el valor del tipo de cambio. Si la oferta sobrepasa la demanda, o sea, abundan los dólares, entonces el tipo de cambio baja. Si la demanda de dólares supera la oferta, o sea, escasean los dólares, el tipo de cambio sube.  

En nuestro caso, al existir un sistema de bandas, o sea, límites fijados por el Banco Central, cuando el tipo de cambio baja y se acerca o iguala el límite inferior, el Banco Central empieza a comprar dólares, tratando de hacer que el precio suba, en este caso, que suba el tipo de cambio y no se vaya por debajo del límite o banda inferior. Si el tipo de cambio sube y se acerca o iguala el límite superior, el Banco Central empieza a vender dólares para hacer que el precio baje, o sea, el tipo de cambio no supere el límite o banda superior. 

Nuestro problema es que hay abundancia de dólares en nuestra economía, así que el tipo de cambio baja constantemente o se mantiene bajo, obligando al Banco Central a estar comprando dólares. Para comprar esos dólares el Banco usa colones que no están circulando en la economía, dinero que podría llegar a manos de las personas y eventualmente presionar los precios al alza, o sea, hacer que la inflación sea mayor. Es por eso que mantener el tipo de cambio pegado a la banda inferior mucho tiempo puede ser perjudicial, pues podría llevar a perder el control de la inflación.

Ahora, ¿por qué hay abundancia de dólares? Además de que nuestra economía genera muchos dólares por sus exportaciones, la entrada del turismo y la inversión extranjera directa, más dólares que los que debemos pagar por nuestras importaciones (petróleo incluido), hay entradas de dólares que se dan porque inversionistas financieros buscan un mejor rendimientos para su capital, ese es el llamado capital golondrina. Se les llama así porque son capitales que se mueven por el mundo buscando tasas de interés más favorables para sus inversiones. Y es que en la actualidad si un inversionista quiere invertir, por ejemplo, $100 millones en los Estados Unidos, lo más que podrán pagarle es un 2% o 3% en un año, pero si ese capital viene al país, cambian esos dólares por colones y hace una inversión en nuestro país en moneda local, obtendría una tasa de interés del 10% o del 11%. 

Esa situación se convierte en un fuerte estímulo para que el capital financiero internacional venga al país y busque hacer inversiones financieras en Costa Rica, provocando abundancia de dólares y haciendo que el tipo de cambio se pegue a la banda inferior, llevando al Banco Central a comprar dólares y con eso poner colones a circular. 

El esquema de bandas cambiarias es un régimen temporal, de transición, que normalmente se utiliza antes de entrar a un régimen de tipo de cambio flexible, donde el tipo de cambio se define por oferta y demanda sin ninguna limitación. En diciembre el Presidente del Banco Central insinuó que en este año haríamos ese cambio, pero entonces saltó la preocupación: sin banda o límite inferior, y con la entrada de capitales que tenemos en estos días, ¿hasta donde podría caer el tipo de cambio?  Un tipo de cambio que baja mucho favorecería las importaciones, pero afectaría las exportaciones, el turismo y la industria local (pues las importaciones baratas podría acabar con la competencia local).  

La idea del Gobierno, entonces, es aplicar alguna medida para desincentivar la entrada de capitales golondrina o también llamados capitales especulativos. Estas medidas pueden ser aplicar un encaje a estos capitales, como se hizo en Chile y Colombia en el pasado reciente, lo que provocaría, por ejemplo, que de los $100 millones de los que hablábamos antes una parte se quede reservada en el Banco Central (como el encaje a los depósitos bancarios), que solo pueda invertir la diferencia y cuando la persona decide sacar esos recursos del país se le devuelve esa parte que se había quedado "reservada". 

La otra opción sería cobrar un impuesto a las transferencias internacionales, de forma que se reduzcan las entradas de divisas. También hay que buscar disminuir las tasas de interés, para ayudar a desincentivar la entrada de dólares de los especuladores financieros, y en eso hay que esperar a ver qué hace el Gobierno. 

Hay un elemento adicional que el Gobierno no ha tocado, y que he tenido la oportunidad de comentárselos a algunos periodistas con quienes he hablado. Con las tasas tan bajas en el exterior, también es buen negocio para los bancos locales pedir prestado a los bancos del exterior y traer ese dinero "barato" y prestarlo a tasas más altas a la gente de nuestro país. Esa vía también crea abundancia de dólares, contribuyendo al problema, mismo que el artículo 59 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta estimula, pues en otra circunstancia esos créditos de bancos del exterior colocados en el país, deberían pagar impuestos por ese negocio, es una renta territorial obtenida por un no-residente del país.  El artículo 59 exonera a los "bancos de primer orden" y los bancos que "normalmente realizan operaciones internacionales" de ese impuesto a los no-residentes, lo que le abre la puerta a los bancos locales a obtener dinero a tasas bajas (dinero "barato"). Esa vía falta tratarla y cerrarla para que el problema de la abundancia del tipo de cambio no nos afecte.