Sindicatos al poder, sin un solo voto ciudadano

Saludos queridas almas: Si hoy en día es relativamente fácil paralizar el país con una huelga, con el levantamiento del veto a la reforma procesal laboral, estaríamos prácticamente frente a un traspaso de poderes donde Luis Guillermo Solís le pasa la banda presidencial a los sindicatos. Al mejor estilo de House of Cards, Albino Vargas y sus compinches logran obtener el verdadero poder en este país, SIN UN SOLO VOTO CIUDADANO.

Las huelgas en los servicios públicos esenciales tienen un claro perdedor: el ciudadano común y corriente, que pagará con bloqueos impunes, cancelación de citas médicas -entre otros- sin posibilidad de que nadie lo defienda, y con el gobierno de turno desarmado ante las exigencias sindicales. 

Estamos ante un escenario tétrico: Si los sindicatos están disconformes con cualquier privilegio que se les trate de eliminar (por ejemplo, la convención colectiva de SINTRABAJAP) en aras de proteger los fondos públicos y los impuestos que todos pagamos, simplemente recurrirán a la "democracia de la calle" y podrían prolongar el movimiento por todo el tiempo que quieran y el gobierno NO podría contratar personal temporal para atender los servicios.

Mucho nos quejamos que por culpa de políticos corruptos, los sindicatos se han llenado de privilegios, se han adueñado del país, y han obtenido ventajas por encima de los demás mortales, entre otros. El levantamiento del veto equivale a darles el PODER a los sindicatos de paralizar el país impunemente si el gobierno de turno no cede a sus demandas y exigencias de nuevos privilegios.

Si personajes como Albino Vargas y Ronaldo Blear están a favor del levantamiento del veto, les aseguro que esto no trae ningún beneficio para el país. Y prestemos mucha atención, porque el Frente Amplio es patrocinador directo de la legalización del secuestro de los servicios públicos esenciales por parte de sindicalistas.

¡Que se vayan al infierno!