Sobre las supuestas irregularidades en el BCR

Saludos queridas almas: Las denuncias contra supuestas actuaciones irregulares en el Banco de Costa Rica (BCR) son bastante graves. Un grupo de empleados que prefirieron el anonimato por temor a persecusión laboral, optaron por enviar un anónimo donde denuncian la posible venta del banco (algo que las autoridades bancarias niegan) y donde cuestionan fuertemente un posible tráfico de influencias por parte de su actual presidenta, al ser representante legal de su hermano en un proceso de cobro de una deuda que tiene con el mismo banco. Si el mismo gobierno hizo llegar dicha denuncia a la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF), es por algo.

En esta entrevista doña Paola Mora (la actual presidente del BCR) trata de justificar algo muy complicado: Que era representante legal de un hermano suyo que tenía una fuerte deuda con el banco y que "curiosamente" renuncia a la defensa legal de su familiar un día antes de ser nombrada en la presidencia del BCR. Por supuesto que esto se presta para suspicacias y fuertes cuestionamientos.

En un banco donde se habla de "movilidad laboral", donde están preparando el terreno para una corta masiva de rabos, es claro que ningún empleado quiere buscar su despido así porque así. Es por esto que algunos recurrieron al anonimato para hacer la denuncia. Y al primer medio que sacó el asunto, de una vez el Banco lo atacó mandando a quitar la pauta publicitaria para callarlos.

La presidenta del BCR en lugar de andar viendo como se la cuadra a la prensa que la cuestiona, debe dar explicaciones claras y contundentes a los cuestionamientos que recibe. El que nada debe, nada teme.