¿Deberían eliminarse las pruebas de bachillerato?

Saludos queridas almas: Acabo de ver 7 Días. El diputado Luis Vásquez del PUSC, propone eliminar las pruebas de bachillerato, lo cual encontró oposición en el MEP y se ha armado un bonito debate sobre el tema a nivel nacional.

Para empezar, sería interesante que todas aquellas personas que se oponen a eliminar las pruebas de bachillerato, las hicieran de nuevo, por puro deporte...para ver que pasa. Dicen que lo que bien se aprende, nunca se olvida. En la página del MEP pueden encontrar varias de ellas. Al final del post hay un pequeño quiz, por si les da pereza buscar exámenes y solucionarios.


Los resultados finales de bachillerato no reflejan la realidad 

El resultado final se "infla" con la nota de presentación, con "curvas" de 7 puntos en todas las materias, con preguntas eliminadas por "criterios técnicos" en cada asignatura, y como si este regalo no fuera suficiente, al que no le alcance, le redondean de 68,5 para arriba. 

Todos los años el MEP "suaviza el golpe" a la prensa y da los resultados con todo y nota de presentación, curvas y demás regalos. Y en el pasado tuvieron el descaro de jactarse de lograr la mejor promoción de bachillerato de la historia, con tal de posicionar positivamente al gobierno de turno.

Sería interesante que den los resultados ÚNICAMENTE de los exámenes, sin curvas, sin regalos, sin disfraces...a ver que pasa. Lo que es evidente, es que si el MEP tiene que dar tantas concesiones, es porque los exámenes tienen problemas en su construcción.

Por supuesto, Jalisco nunca pierde y la gente de Control de Calidad del MEP siempre encontrará como justificar con "criterios técnicos" de "validez y confiabilidad", el por qué de tan abultada y pronunciada curva. 


Quienes deberían ser sometidos a pruebas estandarizadas son los docentes


Los encargados de enseñar en las instituciones educativas, son quienes deberían ser sometidos a pruebas estandarizadas para medir la calidad de la educación.

Cada docente debería hacer pruebas de conocimiento según la especialidad que enseña, una vez al año. Si la pierde la primera vez, que sea capacitado por el MEP en vacaciones o fines de semana (para que los chiquitos no pierdan lecciones);  si la vuelve a perder, que se capacite por su cuenta;  y si la pierde por tercera vez consecutiva, es evidente que no tiene capacidad para enseñar lo que supuestamente sabe y no debería estar dando lecciones.

En el pasado, examinaron docentes de Matemática, y los resultados fueron desastrosos. Además se puso en evidencia que los chinchorros de garage, fueron los que deformaron más profesionales, y solo los egresados de dos universidades privadas obtuvieron resultados aceptables. Se terminó de confirmar que los egresados de universidades públicas tienen mejor preparación (al menos en la enseñanza de las matemáticas).

Aquí es donde este pobre diablo se pregunta: ¿Cómo se pretende calidad en la educación con estos alarmantes números? ¿Cómo se pretende que los carajillos pasen exámenes que muchos de los mismos docentes no pueden contestar bien?

Supongamos que una evaluación anual del MEP es mucho pedir, ¿por qué diablos el Colegio de Licenciados y Profesores no aplica un examen de incorporación a los docentes tal y como hace el Colegio de Abogados? Estamos de acuerdo en que una sola prueba no mide necesariamente la calidad, pero si da una idea bastante cercana de los conocimientos que posee el profesional para ejercer. Varios colegios profesionales van por ese rumbo.

Si se propone una reforma que permita que un docente tenga que contestar siquiera una pregunta de un examen estandarizado de conocimiento, los sindicatos de educadores iniciarán un Apocalipsis, porque hablarles de evaluar docentes es como mentarles la mama.


Las pruebas de bachillerato demuestran que los sistemas educativos discriminatorios son exitosos

El ranking de los mejores colegios en promoción de bachillerato, lo encabezan dos tipos de instituciones: Los Colegios Científicos (CCC), los Colegios Privados y uno que otro Liceo Experimental Bilingüe (LEB).

Tanto los CCC como los LEB tiene una receta muy simple de éxito: Realizan pruebas y procedimientos de admisión muy rigurosos -en especial los CCC-  por lo cual solo los estudiantes más destacados a nivel académico pueden entrar; a los demás, "les damos gracias por su participación, mejor suerte la próxima vez".  Si un estudiante del CCC se pone flojito y no da la talla, rapidito le alistan el traslado para que se vaya a otra institución educativa.

¿Se imaginan que todos los colegios del país aplicaran el mismo sistema de los CCC? La promoción de bachillerato sería de un 100% a nivel nacional, sin curvas, sin regalos; pero más del  90% de los jóvenes estaría fuera del sistema educativo. Y eso no sirve.

En el caso de los colegios privados, pesa la variable del estatus económico: el que tiene plata tiene probabilidades de procurarse una mejor educación y todas las cosas que eso implica. Pero no todo mundo tiene plata para un colegio privado.

En el ranking del 2014, de los 50 mejores colegios, 32 son privados. Basta ver en qué tipo de colegio estudia la mayoría de los hijos de políticos de este país para saber que la educación pública no es opción de calidad para ellos, a menos que se trate de un CCC.

Es claro que solo los sistemas que discriminan, mediante exámenes de admisión o mediante estatus económico, son los que tienen mejores resultados en las pruebas de bachillerato.


Transformar las pruebas de bachillerato para los estudiantes de secundaria

Lo que debe reforzarse en la educación diversificada es la orientación vocacional, esto de la mano con los programas de estudio vigentes en el MEP. Se termina el colegio y se obtiene un título de egresado de educación secundaria.

Los egresados que deseen especializarse en alguna rama técnica, que no requiera formación universitaria, que vayan tranquilos a estudiar al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), que les aplicará pruebas especializadas para determinar si tienen aptitud para la carrera técnica de su elección, o si tienen capacidades que no conocían, para otra especialidad.

Los egresados de secundaria que quieran entrar a una universidad, sea esta pública o privada, deberían hacer primero un test profesional de orientación vocacional; y posteriormente una prueba estandarizada, según la carrera que deseen estudiar. Dicha prueba puede ser confeccionada y aplicada por la Universidad de Costa Rica (UCR), y esta sería el requisito para ingresar a cualquier universidad -pública o privada- a estudiar la carrera por la cual se hizo dicha prueba.

Si el postulante desea ser ingeniero, necesita tener conocimientos fuertes en ciencias y matemáticas; si desea ser periodista, los necesita en gramática, literatura (por ejemplo). Cada quien hace una prueba enfocada en el área en la cual desea especializarse.

Una excelente enfermera que conozco, me dijo que lo único que aplica de las matemáticas en su profesión, es la regla de tres. No creo que alguien que desee ser abogado requiera conocer con exactitud las Leyes de Mendel para genética, o que sepa factorizar un polinomio. Y no me salgan con que lo que se estudia en el colegio es conocimiento básico que hay que saber, porque muchos de los que ganaron bachillerato, les apuesto mis cachos a que no lo ganarían de nuevo en este momento, lo que demuestra que en realidad no aprendieron.

Por supuesto que todo lo escrito en este artículo es una opinión subjetiva de un pobre diablo. Se aceptan comentarios y opiniones de todo tipo. Y como lo prometido es deuda, acá el test que le robé descaradamente a CRHoy: