Guerra Cementera (Parte 1)

Saludos queridas almas: El cemento es un producto que mueve unos $300 millones anuales. Por muchísimos años, Holcim (transnacional suiza) y Cemex (transnacional mexicana) se pusieron de acuerdo para repartirse este jugoso mercado. 

En estos días, la guerra del cemento ha recrudecido con el #Cementazo, $300 millones anuales es muchísima harina y es la causa todo este conflicto cementero. 


Con el estallido del actual conflicto, tuve un dejavú infernal, por la semejanza con lo que pasó con Cementos David. Se los cuento para que entonemos con el actual despelote:

En el 2007, la empresa nacional Cementos David, ingresa al mercado costarricense, para abrir una molienda de cemento (que es similar a una fábrica). Tenía todos los permisos en orden, y entró en operaciones en el 2010. La competencia y la baja en los precios del cemento, dependían del éxito de esta nueva compañía.

En el 2010, los capos de Holcim-Cemex sacaron del mercado a Cementos David utilizando a la alcaldesa en ese entonces, Joyce Zurcher, hermana del directivo de Holcim, Harry Zurcher. Este último a su vez es socio de Alberto Raven, quien ahora representa los intereses de Holcim en la Junta Directiva del Banco de Costa Rica.

La Sala Constitucional declaró ilegal el cierre, y salieron acusaciones contra contra jueces (¿comprados?) a favor del cartel Holcim-Cemex, que incluso llevó acusaciones en la Inspección Judicial.

Al final lograron que Cementos David se rindiera y saliera del mercado en el 2012. Como consecuencia de este conflicto, en el 2015, la Sala Constitucional ordenó pagar daños y perjuicios a Cementos David. Aún no se ha definido el monto de la indemnización, pero la pagaremos ustedes y yo, vía impuestos.

Así las cosas, este pobre diablo considera que en Costa Rica es más fácil y seguro trabajar ilícitamente que vender cemento, porque el cartel Holcim-Cemex lo dejan políticamente sicareado.

Mañana seguiremos con el siguiente capítulo.

Para leer más:

Guerra Cementera (Parte 2)
Guerra Cementera (Parte 3)
Guerra Cementera (Parte 4)