Guerra Cementera (Parte 5)

Saludos queridas almas: Recientemente el abogado Juan Diego Castro denunció que un grupo de interés económico se ha beneficiado de los fondos de la banca estatal para engrosar sus fortunas. Según Castro, el Bufete Zurcher, Odio y Raven, es la cara principal de la telaraña que cubre mediante estructuras jurídicas y económicas complejas, estos grandes negocios.

Esta telaraña, hizo posible que Holcim y Cemex se dividiera el mercado del cemento en contra de los intereses del pueblo, encareciendo su precio y haciendo más ricos a unos cuantos. Según los #PanamaPappers, Alberto Raven y su bufete, eran el cliente número 8940 del Bufete Mossack Fonseca en Panamá, cuestionado por blanqueo de dinero mediante la elaboración internacional de complejas estructuras jurídicas. 

Solo mediante la denuncia pública, el país conoció el negocio referente al crédito del BCR a Coopelesca cuyos afiliados pagaron un sobreprecio de más de $30 millones, haciendo millonarios a los accionistas de Holcim. Se acusa que Alberto Raven tenía conflicto de intereses por ser directivo del BCR y tener relaciones con Holcim al mismo tiempo. En la actualidad, la Fiscalía investiga al respecto. 

Y como si lo de Coopelesca no bastara, salió el escándalo de los Hoteles Marriot en donde se acusa de montar una estructura jurídica para lograr créditos bancarios dudosos y además las estructuras internacionales requeridas para el manejo de impuestos. Se habla de más de $65 millones de fondos públicos otorgados en estos préstamos exprés. 

Después de otorgar estos créditos relámpago, vendieron los Hoteles Marriot a CPG Real Estate y a Enjoy Group (este último de Rubén Pacheco, exministro de Turismo). Y más curioso todavía, es ver los bufetes involucrados en esta transacción. Nuevamente el bufete de Alberto Raven está metido en el negocio, donde están vendiendo hoteles que recién adquirieron créditos en el BCR, en donde Alberto Raven también es directivo. Actualmente la Fiscalía también investiga al respecto. 

La Comisión Especial Legislativa que se creó para investigar los créditos del BCR va a estar bastante movida, porque pronto saldrá a la luz más créditos gestados por el Bufete Zurcher, Odio y Raven, en donde saldrá la telaraña completa de las millonarias transacciones que se gestaron en esa oficina y a quienes se beneficiaron. 

Mientras esto se sigue destapando, el resto que no somos parte de este selecto grupo, seguiremos pagando impuestos, esperando a que nos llegue el turno y nos resuelvan el crédito o se nos comunique su rechazo. Y si todo le sale bien al Cartel Holcim-Cemex, en la impunidad, posiblemente se salgan con la suya y los costarricenses seguiremos pagando más caro el cemento. 

Esperamos una investigación de parte de las autoridades, porque los costarricenses merecemos saber la verdad de todo este embrollo con fondos del BCR, porque al final es el pueblo el que termina pagando los platos rotos de esta guerra empresarial. 

Para leer más: