¿Qué hay detrás de las filtraciones de información del BCR?

Saludos queridas almas: Don Francisco Molina Gamboa, llegó a la Asamblea Legislativa como diputado con el Partido Acción Ciudadana en el período 2006-2010, del cual fue su jefe de fracción. Desde esa trinchera, empezó a organizar su propia red de influencia y supo ganarse la confianza de ciertos grupos de poder ligados a la banca. 

Actualmente es directivo del Banco de Costa Rica (BCR) y presidente del banco internacional BICSA. Ocupa cargos en las subsidiarias del conglomerado del BCR en SAFI, VALORES y SEGUROS. Destaca en dos comités claves del banco que son el Comité de Riesgo del BCR y el Comité de Cumplimiento del BCR. Este pobre diablo intuye que logró su nombramiento gracias a la recomendación y solicitud expresa de don Ottón Solís. 

Durante su labor como diputado, el señor Molina Gamboa estableció nexos con el señor Guillermo Quesada Oviedo, ex subgerente despedido del BCR por supuestos actos de corrupción y reinstalado por los tribunales, porque ocupaba su salario de 10 millones de colones para mantener a los güilas. El proceso sigue abierto. 

Mientras Francisco Molina es directivo, se lleva a cabo la ejecución del despido del señor Guillermo Quesada, y fue el propio Molina quien abogó por los intereses de su amigo, basta ver sus intervenciones durante el proceso en el BCR.  Curiosamente mientras Quesada es subgerente del BCR, la esposa de Molina consigue un crédito por 100 millones de colones, pero le amarró el perro al BCR y tuvo que ser ejecutado en el Juzgado Especializado de Cobro Judicial. Cualquier malpensado podría decir que hubo pago de favores entre amigos.

Actualmente en el BCR hay un pleito de perros y gatos desde que llegó Mario Barrenechea como gerente general. Ottón Solís se ha agarrado con ese carajo en la Asamblea y ha cuestionado su nombramiento “a dedo”. Curioso que don Ottón no pensara lo mismo cuando recomendó a Francisco Molina para directivo del BCR.

A partir del nombramiento de Barrenechea, Molina hará todo lo posible para sacar a este último del BCR, y devolverle el puesto a Guillermo Quesada. El nombramiento de Barrenechea incomoda a la red de banqueros privados con quien Molina Gamboa tiene relaciones en muy buenos términos. 

Fuentes infernales señalan a Molina como el hombre que filtra información sensible del BCR a la prensa, con el fin de continuar el carnaval de acusaciones que hay en torno a la gestión del banco. Y curiosamente el cuestionado subgerente, Guillermo Quesada, sale con un audio donde se gesta un supuesto intento de estafa al BCR con cemento chino, que los directivos liderados por Francisco Molina y Alberto Raven, corren a denunciar. 

Entendemos claramente la intencionalidad de Alberto Raven, pues su bufete es quien representa a Holcim, por lo cual es lógico que quiera chingarse a los competidores; pero ¿cuáles son los intereses particulares de Francisco Molina? ¿Tiene relaciones comerciales con banqueros privados o medios de comunicación? ¿Tiene relaciones comerciales con el cartel Holcim-Cemex? Tal vez pronto tengamos luz al respecto. 

Esa comisión legislativa que hicieron para investigar los créditos cuestionados del BCR va a estar de palomitas. Y como podrán notar, en Banco grande, infierno grande.